La empresa que creó los sistemas operativos Windows y la suite ofimática Office es también conocida por un buen montón de servicios y productos que han tenido una trayectoria desigual.

Unos tuvieron más suerte que otros, y diversas circunstancias acabaron provocando que unos cuantos hayan acabado en el cementerio Microsoft, ese lugar que sirve como pequeño homenaje a esos productos y servicios de los de Redmond que dejaron de estar disponibles. Aquí están algunos de los más destacados a los que tuvimos que decir adiós.

Windows Phone (2010-2019)

Durante cierto tiempo pareció que Windows Phone, el sistema operativo de Microsoft para móviles, pudo tener una oportunidad. Su singular interfaz con aquellas baldosas animadas planteaba un soplo de aire fresco frente a las propuestas de iOS y Android, y de hecho el lanzamiento de Windows 10 y las Aplicaciones Windows Universales (UWA) prometía grandes cosas en este terreno.

Lamentablemente las expectativas jamás se cumplieron. Por el camino quedaron la polémica adquisición de Nokia y una errática estrategia de terminales que también se vio comprometida por un catálogo software en el que siempre hubo grandes ausencias. Al final Microsoft tiró la toalla. Qué pena.

Windows Movie Maker (2000-2017)

Si alguien quería crear un pequeño vídeo de forma rápida y sencilla en Windows, tenía una herramienta fantástica. Se llamaba Windows Movie Maker y nos acompañó durante casi dos décadas. Luego, de repente, desapareció.

Nadie sabe por qué Microsoft la retiró de Windows 10, pero esa es probablemente una de las grandes quejas de este sistema operativo y de su sucesor, que llevan tiempo ofreciendo alternativas sin que ninguna acabe de momento de cuajar. Movie Maker se puede seguir descargando para usarlo de forma no oficial, y no entendemos como algo que cumplía y funcionaba a la perfección desapareció así en lugar de, por ejemplo, ser adaptado a los nuevos tiempos.

MSN Messenger (1999-2013)

La aplicación de mensajería instantánea de Microsoft —que tras un tiempo pasó a llamarse Windows Live Messenger— fue en cierta época el rey absoluto de los servicios de este tipo. Competía con otros gigantes de la época como ICQ, AIM o Yahoo!, y durante cierto tiempo hasta se habló de la ‘generación MSN’ por la cantidad de adolescentes que lo usaron.

El problema para MSN es que tuvo que competir con el auge de las redes sociales en general y el de Facebook en particular. Ya no molaba estar en Messenger, sino en Facebook. Los usuarios migraron a ese servicio, y aunque MSN pudo reaprovechar su oportunidad, fue WhatsApp el que acabó convirtiéndose en la norma para millones de usuarios.

Microsoft Kinect (2010-2017)

Microsoft Kinect fue el periférico que pudo cambiarlo todo (un poco). Inspirado por la Nintendo Wii, este dispositivo hizo que la Xbox 360 alargase su vida útil con esa otra forma de jugar, y durante cierto tiempo se pensó que lo de jugar moviendo todo el cuerpo tenía mucho futuro.

No lo tenía. Microsoft cometió un error fatal al obligar a comprar Kinect junto a las nuevas Xbox One cuando estas consolas se lanzaron. El periférico no aportaba demasiado para mucha gente, y el apoyo de industria y usuarios se fue difuminando hasta que Kinect acabó quedando en un segundo plano y desapareciendo con el lanzamiento de las Xbox Series X.

Windows Media Center (2002-2015)

Hoy en día hay todo un submundo alrededor de Kodi, esa prodigiosa aplicación con la que tener un centro multimedia está al alcance de cualquiera. Microsoft tuvo una aplicación así: se llamaba Windows Media Center.

La herramienta permitía gestionar todo tipo de contenidos y daba sentido a toda una generación de “PCs de salón” que con el tiempo fueron perdiendo el sentido: las Smart TVs y los dongles HDMI —Chromecasts, Fire TV Sticks— y el auge de los servicios de streaming hicieron que esa función de Windows desapareciera, aun cuando Kodi ha demostrado que un proyecto así seguía teniendo (mucho) sentido.

Encarta (1993-2009)

Antes de que existiese la maravillosa Wikipedia, las enciclopedias las consultábamos en papel. Para los que andamos en los cuarenta y tantos lo normal en casa de nuestros padres era tener una por tomos, pero en Microsoft quisieron adaptar ese concepto a los nuevos tiempos y crearon Encarta.

Esta enciclopedia presumía de contener la información de 29 tomos de una enciclopedia convencional en un solo CD-ROM. Era además más barata, lo que hizo que durante sus primeros años su éxito fuera notable. ¿Qué pasó? Pues que en 2001 llegó Wikipedia, que acabaría haciendo que Encarta dejara de tener sentido.

Zune (2006-2012)

El iPod era el reproductor portátil de música que todo el mundo tenía o quería tener. Apple tenía claro que aquello era un filón, y su particular revolución de la industria musical quiso ser copiada por Microsoft, que se dio un tortazo colosal con el Zune, que definía tanto al reproducto como a los servicios de compra, descarga y gestión de música.

El reproductor, ojo, tenía su aquel. La interfaz de usuario de aquel curioso reproductor hizo cambiar de look a todo Microsoft, y aunque se bromeó mucho con el modelo de color caca marrón, el problema del Zune es que llegó tarde y mal. Los iPhone estaban al caer, y con ellos el progresivo adiós a reproductores MP3, iPod incluido.

Imagen | Thomas Hawk


La noticia

7 productos del “cementerio Microsoft” que ya no están y que echamos de menos (o quizás no)

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Pastor

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.