Ver el fútbol en el coche, en lugar de escucharlo por la radio, mientras conducimos será legal muy pronto en Reino Unido. El único problema es que, técnicamente, todavía no es posible. Así que, todavía tendremos que esperar para que el zapping y las quejas familiares por ver quién utiliza la pantalla del coche aún tendrán que esperar.


Esta posibilidad ha sido incluida en el borrador en el que trabaja el Gobierno de Reino Unido para reformar su Highway Code, su normativa de tráfico. Cuando su aprobación sea firme, será legal ir viendo la tele mientras el coche circula de forma autónoma, aunque con una serie de condicionantes que hay que tener muy en cuenta.

¡Gol en Anfield!

Pocas cosas pueden molestar más a un aficionado al fútbol que perderse un partido por un atasco. Pero, en Reino Unido, las cosas serán diferentes a corto plazo, porque en esta situación será posible seguir el desarrollo del mismo siempre que el coche se encuentre en un atasco y el partido se reproduzca en la pantalla central del vehículo.

Esto será posible en los vehículos equipados con el Sistema Automatizado de Conservación de Carril (ALKS, en sus siglas en inglés). Este sistema de conducción autónoma permite al conductor olvidarse casi por completo de lo que sucede a su alrededor. Hasta las 37 mph (casi 60 km/h), el vehículo avanza sin intervención humana por la autopista y es capaz de detenerse y reemprender la marcha si se encuentra en un atasco.

En caso de que sea necesario, el sistema es capaz de ceder el control de forma rápida y segura al conductor. Este detalle es realmente importante, pues sólo se permitirá la reproducción de vídeos en la pantalla central de infoentretenimiento del vehículo. De esta manera, si el coche necesita de la intervención humana, puede pasar inmediatamente a la interfaz habitual y que el ser humano tome el control.

De hecho, desde el Gobierno han aclarado que no estará permitido el uso de teléfonos móviles al volante, pues consideran que se trata de una actividad más absorbente y que, de requerirlo, el conductor puede obviar las señales enviadas por el automóvil para que recobre los mandos.

Mirando al futuro

Con estos cambios legislativos, que el Gobierno británico espera tener en marcha antes de que termine el año, se podrán conducir automóviles que alcancen este nivel de autonomía. Mercedes tiene homologado este sistema, de nombre DRIVEPilot, en Alemania y Honda hizo lo propio en Japón con su Traffic Jam Assist.

Además, en la nueva formulación de su Highway Code, el Gobierno de Reino Unido especificará que los conductores no serán responsables en caso de que se produzca un accidente con sistemas autónomos activados. Una idea a la que ya se sumó Mercedes unas semanas atrás.

Los cambios formarán también parte de una normativa específica para el coche autónomo que se quiere tener lista en 2025. Con ella se quiere regular todo lo referente a este tipo de automóviles. Hasta entonces, esta última redacción irá allanando el camino.

Además, estos cambios también son importantes para los fabricantes, que cada vez están dedicando mayores esfuerzos al desarrollo de software y servicios conectados, algunos de ellos por suscripción. En este sentido, durante la presentación de su familia ID al completo, Volkswagen ya nos especificó que esperaban ofrecer servicios de streaming en un futuro en sus vehículos.


La noticia

Conducir y ver la tele será legal en algunos países este mismo año. El único problema: aún no es posible

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Alberto de la Torre

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.