Películas y series sin interrupciones en el momento más inadecuado. Sin moscas de tamaño descomunal que te recuerdan que al día siguiente, a la misma hora y en el mismo canal vas a poder ver un reality de famosos que no te interesa. Películas y series, en definitiva, más cerca del formato bajo el que fueran concebidas. O qué demonios: donde las pausas para ir al baño o a preparar la cena las marcas tú a tu gusto. Todo eso, en teoría, era el streaming, un lujo en el que nosotros decidíamos cómo ver la televisión y cuyo único precedente, obviamente más caro y limitado era poseer las películas y series en formato físico.

Esa situación teóricamente idílica ha empezado a cambiar: la espectacular caída en bolsa de Netflix, después del anuncio en su último informe trimestral de resultados de que ha perdido 200.000 suscriptores en 2022, ha obligado a la plataforma a tomar medidas. Una de ellas es limitar, con diferentes propuestas que ya está planificando, el conflictivo tema de las cuentas compartidas. Otra, confirmar que está estudiando la posibilidad de que algunos contenidos lleven anuncios. Sin embargo, no es la primera que este peliagudo tema está sobre la mesa.

¿Cómo sería una Netflix con anuncios? Aún no está muy claro qué plan está estudiando la plataforma. Su CEO Reed Hastings afirma que “aquellos que han seguido a Netflix saben que estoy en contra de la complejidad de los anuncios y que soy un gran fan de la simplicidad de la suscripción. Pero, por muy fan que sea de eso, soy un fan aún mayor de dar opciones al consumidor. Ofrecer lo que quieren a consumidores a los que les gustaría un precio más bajo y que son tolerantes a los anuncios tiene mucho sentido. Así que es algo que estamos mirando ahora e intentaremos resolver en el próximo año o dos años”

“Ofrecer precios aún más bajos con anuncios como una opción a los consumidores” es una apuesta muy amplia que se puede plasmar en interrupciones de las series o películas con anuncios especialmente pensados para el espectador según lo que dicte el algoritmo. Es vital la dirección que tome Netflix porque posiblemente dictará una vía que seguirán el resto de las plataformas de streaming. Aunque algunas ya han dado los primeros pasos.

El futuro está en la publicidad. Algunas plataformas ya han declarado abiertamente que van a incluir publicidad en sus emisiones. Una de las que más frontalmente se ha abierto al modelo ha sido Disney+. El pasado mes de marzo anunció que en Estados Unidos se empezaría a ensayar en 2022 una suscripción más barata con anuncios, que llegaría al resto del mundo en 2023. Rita Ferro, Presidenta de Publicidad de Disney Media and Entertainment Distribution, declaró acerca de esta novedad que “desde su lanzamiento, los anunciantes han estado clamando por la oportunidad de formar parte de Disney+”.

Disney sabe lo que se hace: Hulu y ESPN+, canales propiedad de Disney (y cuyo contenido vemos ocasionalmente en España en Disney+), ya han trasteado con las posibilidades de la publicidad. En Estados Unidos, Hulu ya ha lanzado una suscripción más barata con publicidad y ESPN+ hace emisiones en directo donde incluye elementos pagados.

Aún más prisa se dio HBO Max, cuya fórmula con anuncios lleva en funcionamiento desde el año pasado: de 15 dólares al mes se rebaja la tarifa a 10 dólares mensuales para aquellos espectadores que consuman con anuncios y sin posibilidad de 4K UHD (y durante 2021, sin los grandes estrenos tipo ‘Dune’ que llegaban a la vez a salas y a la plataforma). La media es de 4 minutos de anuncios por hora, y de momento no se ha confirmado que la fórmula vaya a salir de E   stados Unidos, aunque la tendencia, indudablemente, apunta en esa dirección. También plataformas como Paramount+ y Peacock tienen tarifas con publicidad, y veremos en qué dirección se orienta cuando lleguen aquí agrupadas en SkyShowtime.

Los gigantes de la tecnología, en el punto de mira. No solo las plataformas de streaming están ensayando fórmulas con publicidad, sino que es algo que se está extendiendo a todo tipo de servicios de pago. Por ejemplo, Amazon se ha ido al extremo de relanzar IMDB TV como Freevee, que es precisamente eso: gratis y con publicidad. Actualmente disponible en Estados Unidos y Reino Unido, irá llegando a otros mercados en los próximos meses, e incluye series como ‘Bosch: Legacy’, el reality ‘Hollywood Houselift with Jeff Lewis’ y las comedias ‘Sprung y ‘High School’.

Desde luego, no son producciones de primerísima línea, pero cabría no olvidar que Amazon es dueña de MGM y de un catálogo de clásicos a los que puede dar salida de muy distintas maneras, así como de series de Prime Video que ya hayan cubierto su recorrido en la plataforma de pago. También Youtube va a iniciar una estrategia de contenido gratuito similar: de momento solo en Estados Unidos, pero emitirá temporadas completas de series como ‘Andromeda’, ‘Cocina en el infierno’ o ‘Heartland’

El curioso factor de la televisión lineal. Aunque en España sea un fenómeno que aún se está desperezando y no acapara tantos titulares como el streaming por suscripción, muchas compañías están invirtiendo en el tema y dándoles cada vez más preeminencia en sus planes futuros. Tubi, por ejemplo, dará unos beneficios previstos de 300 millones de dólares a Fox en 2022.

El otro gran nombre de la televisión lineal con publicidad es Pluto TV, de ViacomCBS, que desembarcó en España hace año y medio. Y hay más, aunque no nos lleguen por aquí: Xumo lleva activo 11 años ya y es un canal gratuito de Viant Technology y Panasonic, y produce todo tipo de material en nada menos que 190 canales. Está claro que hay negocio en ciertas zonas del audiovisual que no están constreñidas por la tarifa periódica.


La noticia

Creíamos que el streaming nos salvaría de los anuncios. Ahora el futuro del streaming es, precisamente, la publicidad

fue publicada originalmente en

Xataka

por
John Tones

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.