El taxi autónomo ya es una realidad en China. La compañía Pony.Ai ha confirmado que ha recibido el visto bueno para operar en el país y cobrar por sus trayectos, aunque todavía contará con algunas limitaciones que esperan eliminar muy pronto.


Aunque Pony.Ai, empresa respaldada por Toyota, ya operaba en un zona industrial de Pekín, es la primera vez que una empresa de taxis autónomos tiene permitido realizar viajes con clientes reales y cobrar por ello. En total, contará con una flota de 100 vehículos que se moverá por el distrito de Nansha y sus alrededores, en la ciudad de Guangzhou. De hecho, la compañía afirma que tiene permiso para operar en 800 km2 de terreno, por encima de la extensión del distrito mencionado.

Las tarifas se asemejarán a las que se pueden encontrar en la ciudad de Guangzhou y los trayectos estarán disponibles entre las 8:30 y las 22:30 horas. De momento, eso sí, contarán con un conductor que vigilará el correcto funcionamiento de todos los sistemas, que esperan no necesitar “en un periodo de tiempo corto o intermedio”. Pese a todo, hay que tener en cuenta que Pony.Ai se ha impuesto en una carrera con multitud de compañías inmersas.

El robotaxi chino

Pony.Ai es una compañía que cuenta con el respaldo de Toyota y que también ha estado realizando pruebas en Estados Unidos o en otras ciudades chinas, como Pekín, Shanghái o Shenzen. Incluso ha realizado pruebas con camiones autónomos. Y con esta licencia da un paso de gigante en la carrera por ofrecer taxis autónomos en el país asiático.

Además de la mencionada Pony.Ai, el fabricante chino SAIC, uno de los más importantes del país, está realizando pruebas en el distrito de Jiading en Shanghái. Y lo mismo sucede con Weride, una compañía apoyada por el Grupo Renault-Nissan-Mitsubishi, que está examinando sus vehículos en Guangzhou. Auto X también hace pruebas en Shenzen, pero en este caso con conductores de vigilancia a los mandos.

En cuanto al funcionamiento de estos primeros robotaxi de China, los primeros datos apuntan a que pueden tener las mismas limitaciones que los vehículos de Waymo o Cruise que ya operan en Estados Unidos. De momento, estos automóviles están acotados a viajes dentro de una zona concreta, no operan por la noche y, al menos de momento, deberán mantener a un conductor en el asiento del copiloto. Este último paso ya lo han superado en Estados Unidos aunque, por el contrario, en la web de Pony.Ai anuncian que sus automóviles pueden trabajar con climatología complicada.


La noticia

El primer taxi autónomo de China ya es una realidad (aunque de momento seguirá circulando con conductor)

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Alberto de la Torre

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.