Los ingenieros de la NASA siguen dándonos buenas noticias sobre el telescopio espacial James Webb. El proyecto ha completado una fase más: ya tiene casi todos sus instrumentos alineados, y de hecho el proceso ha ido tan bien que no ha sido necesario realinear el espejo secundario.

Ese alineamiento volverá a afinarse una vez más más adelante, pero primero toca esperar a que todos los instrumentos se enfríen para operar a la temperatura óptima.

El James Webb quiere estar muy, muy frío

El único instrumento que no ha sido alineado es el Mid-Infrared Instrument (MIRI), que necesita alcanzar temperaturas criogénicas (en concreto 7 Kelvin o -266,15 ºC) para poder recolectar las firmas de calor infrarrojo de objetos distantes tales como exoplanetas o galaxias gestándose.

Según los ingenieros de la NASA, “una vez que el MIRI se enfríe del todo a su temperatura criogénica operativa en las próximas semanas, se producirá un segundo alineamiento multi-instrumento para realizar los ajustes finales a los instrumentos y los espejos si fuese necesario”.

Cuando el telescopio sea capaz de enfocar la luz de forma exitosa en cada instrumento, la agencia convocará una reunión especial para confirmar que el proceso de alineamiento ha concluido.

A partir de ahí, explicaban en la NASA, se comenzarán a realizar las operaciones científicas. El llamado “Ciclo 1” de observaciones científicas se realizará teóricamente en junio, mientras que el segundo ciclo, más ambicioso, se iniciará a mediados de 2023.

Más información | NASA


La noticia

El telescopio espacial James Web completa la alineación multi-instrumento. Ahora tiene que enfriarse aún más

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Pastor

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.