En la localidad suiza de Arbedo-Castione se erige una peculiar grúa. Una que se eleva 70 metros y que cuenta con seis gigantescos brazos de los que cuelgan grandes bloques de ladrillos. Lo curioso es que esa grúa no se usa para construir ningún edificio.

Y no se usa así porque esta grúa es en realidad un singular mecanismo para almacenar y liberar energía. Desarrollada por la startup Energy Vault, las 35 toneladas de ladrillo suben o bajan según se necesite almacenar o liberar energía, y sus creadores creen que este sistema puede ser clave para la transición a energías renovables.

Que vivan la gravedad y la energía cinética

Hay dos principios básicos de funcionamiento del sistema: la gravedad y la energía cinética se aprovechan para almacenar y liberar energía al subir o bajar esas “masas móviles” que cuelgan de los brazos de la grúa y que están fabricadas con materiales reciclados.

La propuesta toma prestadas ideas de las centrales hidroeléctricas reversibles que son capaces de actuar también como baterías gigantes. La diferencia reside en el uso de esos grandes bloques y un sistema que permite almacenar energía con la ganancia de elevación de los bloques y liberarla al bajarlos.

Según sus creadores, al ir apilando esos grandes bloques se crean capas de esa singular batería, y cada nuevo nivel cuenta con una capacidad de almacenamiento de entre 10 y 35 MWh y es capaz luego de ofrecer una potencia de salida de 5 MW.

Cuando llega el momento de descargar la energía, la grúa vuelve a depositar los bloques en los niveles bajos. La energía cinética de los bloques que “caen” hace que los motores que antes elevaron esos bloques se conviertan en un generador que distribuye la energía mediante un inversor a la red eléctrica.

Estas instalaciones están además totalmente automatizadas y soportan climas extremos, y plantean una forma de poder almacenar la energía producida por grandes plantas renovables.

El concepto ha evolucionado a los llamados “Energy Vault Resiliency Centers”, una especie de gran edificio de 20 plantas —las torres podrían medir hasta 200, según diseños de la startup— que funcionan con el mismo principio y evitarían posibles conflictos con las regulaciones para edificar en todo tipo de países.

La propuesta de la grúa parece haber quedado por tanto en segundo plano frente a unos edificios que pueden situarse junto a las plantas de energía renovable. La empresa ya ha firmado acuerdos para crear varios de estos “edificios-batería” para empresas como Saudi Aramco o DG Fuels, y queda por ver si la propuesta acaba cogiendo tracción. 

Vía | CNN


La noticia

Esta grúa no es (solo) una grúa: es una curiosa batería con la que almacenar y liberar energía

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Pastor

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.