Hay varios motivos por los que el coche eléctrico sigue siendo caro. Más allá de la comparación con las prestaciones (en autonomía) con un vehículo de combustión y que la oferta para la producción de coches supera a la demanda, lo que favorece vender vehículos más caros y, a ojos de las administraciones, limpios, hay un detalle que no se puede pasar por alto: el precio del litio. Este componente está llevando a medidas desesperadas a las compañías.


No hay litio suficiente. Es algo de lo que se lleva avisando varios años pero cuya problemática se ha agravado este año. No hay una oferta suficiente de litio para alimentar todas las baterías de coches eléctricos. Sumado a los constantes problemas de suministro, esta materia prima ha disparado su precio. Tanto que entre enero de 2021 y el mismo mes de 2022 ha quintuplicado su precio.

Riesgos. Con el precio del litio disparado, hace meses que la histeria se ha apoderado de los mercados, con grandes fabricantes haciendo compras de pánico que han repercutido… en un mayor precio del litio. Un circulo vicioso que no se puede solucionar a menos que se aumente la producción de litio. Y, pese a todo, abrir una fábrica de litio es un proceso que lleva años y que, en Europa, levanta grandes dudas por su alto impacto medioambiental, como ya sucede en Extremadura, donde hay uno de los grandes yacimientos del continente.

Viejas promesas. Con la cadena de suministro rota, los fabricantes han empezado a moverse y a tomar medidas desesperadas. Un ejemplo es el mensaje que Elon Musk mandaba a través de Twitter este mismo mes de abril: si el precio del litio no baja, a Tesla no le quedará otra que minarlo. Y es que, a pesar de los altos costes de este tipo de instalaciones, los altos precios actuales podrían compensar el “yo me lo guiso, yo me lo como”.

Price of lithium has gone to insane levels! Tesla might actually have to get into the mining & refining directly at scale, unless costs improve.

There is no shortage of the element itself, as lithium is almost everywhere on Earth, but pace of extraction/refinement is slow.

— Elon Musk (@elonmusk) April 8, 2022

Pese a todo, hay que recordar que no es la primera vez que Elon Musk apunta en esta dirección. Ya en 2020 se especuló con esta posibilidad, cuando la compañía anunció que contaba con un terreno de unas 4.050 hectáreas para la explotación de este mineral. En 2021, patentó un sistema para la selección del mismo y separación de otros metales.

Se mueven. Tesla no es la única empresa que se ha movido en el mercado con la intención de abaratar costes. En noviembre de 2021 llegó a un acuerdo por tres años con Ganfeng Lithium, el mayor suministrador mundial de Litio, con el objetivo de garantizarse este mineral.

También a finales de 2021, Volkswagen se posicionó como uno de los compradores de litio prioritarios hasta 2026 de Vulcan Energy, una empresa que quiere explotar un yacimiento junto a las aguas del río Rin. General Motors es uno de los inversores principales para la extracción de litio en California y BMW ha optado por la misma estrategia en Argentina, uno de los países con más litio del mundo.

Sin intermediarios. El objetivo final de estos movimientos es, evidentemente, eliminar los intermediarios y garantizarse años de suministro de litio. Mercedes también ha sido una de las firmas que ha optado por esta estrategia pero, además, ha anunciado que va por libre en la producción de baterías y en la de motores para coches eléctricos, lo que la obligará a salir al mercado en busca de tierras raras y otros metales indispensables, como el níquel.

Temporal. La inversión en minas de extracción de litio y los acuerdos prioritarios son, como hemos visto, las principales estrategias por las que han optado las firmas. Y, dado el alto coste que tiene poner en marcha una mina de litio, tiene su lógica. Además, hay que tener en cuenta que una mina de nueva construcción tarda años en producir el volumen de producto esperado.

Para entonces, los fabricantes están apostando a la producción de baterías de estado sólido, una estructura que reduce la dependencia del litio, que promete autonomías mucho mayores y menor degradación.

Foto | Doc Searls


La noticia

Hay tan poco litio que las marcas de coches eléctricos ya se plantean minarlo o importarlo ellas mismas

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Alberto de la Torre

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.