La Markus de IKEA es probablemente la silla de oficina más popular en despachos y zonas de trabajo, pero la firma sueca tiene un surtido de sillas para trabajar bastante variada, tanto en características como en presupuesto. Si tenemos en cuenta que además recientemente ha lanzado una serie de mobiliario gaming que también puede ser interesante, más todavía. ¿Quieres comprar una silla para trabajar o jugar en IKEA? Te ayudamos a acertar con esta guía de compras.

Cómo tiene que ser una buena silla para trabajar

En Xataka hemos consultado con profesionales en ergonomía y fisioterapeutas para dar con la silla perfecta y, si tuviéramos que resumirlo todo en una frase, esa sería: cuanto más regulable sea la silla, mejor.

En este sentido, no hay una silla ideal, pero si admite una gran cantidad de ajustes, es más probable que sea adecuada para personas de todo tipo, desde aquellas que están sanas a las que tienen problemas, de las más corpulentas a las más esbeltas. Considerando la ergonomía, acertarás comprando una silla para trabajar si:

Tiene ruedas, de modo que puedas deslizarte por tu lugar de trabajo de forma fluida y silenciosa (esto es especialmente interesante si trabajas con más gente). De lo contrario, acabarás estirándote para llegar a otras zonas.

Se puede regular en altura. El objetivo es que puedas apoyar los pies en el suelo, la cadera quede alineada con las rodillas (o ligeramente por encima) y se formen ángulos de 90 grados tanto en las rodillas como entre las piernas y la cadera.

Buena y mala postura frente al ordenador

Tiene reposabrazos y estos pueden regularse, al menos en altura. Así, podrás usarlos para descansar las manos, pero también para apoyar los codos sin que los hombros se eleven por encima de su posición natural o incluso que puedas colocarlos por debajo de la mesa.

Con un exterior robusto a prueba de uso intensivo, firme para evitar vicios y a la vez que favorezca la transpiración. Lo ideal es una mezcla entre malla y otros textiles hipoalergénicos y que no resbalen ni se peguen.

Con asiento estable y de profundidad regulable. El objetivo es que no se incline en función de nuestro peso y se ajuste a nuestra postura.

Los cojines lumbares y cervicales no son imprescindibles, si bien una leve prominencia puede ayudarnos a mantener la postura. Si los tiene, es recomendable que puedan ajustarse.

Ya sea para trabajar toda la jornada o para largas sesiones de gaming, recuerda: levántate al menos cada dos horas y realiza estiramientos.

Extra sillas de IKEA

IKEA tiene ciertas particularidades que conviene considerar antes de comprar una silla en la cadena sueca:

Modularidad y opciones. Si te toca amueblar al completo tu zona de trabajo, puede que te interese apostar por un conjunto de la misma familia, de modo encajen tanto estética como funcionalmente. Además, ojo porque hay sillas que te permiten comprar versiones con o sin reposabrazos, o bien comprarlos aparte. Que puedas combinar, actualizar o ampliar tu oficina es un extra.

Facilidad de montaje. Normalmente, cualquier silla que compres viene desmontada, pero el proceso de montaje no es igual de fácil, rápido ni requiere de las mismas herramientas. No es un factor diferencial, pero merece la pena comprobar el proceso antes.

Resistencia y durabilidad. IKEA cuenta con certificaciones habituales en mobiliario profesional como ANSI o BIFMA y garantía de una década, un añadido a tener en cuenta si buscas una silla para uso intensivo y prolongado.

Modelos destacados

Silla Markus

Hay dos cosas imposibles de encontrar: la primera es un unicornio y la segunda, la Markus de IKEA (169 euros) disponible online.

Comenzamos con la silla de oficina más popular de IKEA desgranando sus bazas para serlo: por un lado su presencia en lugares de trabajo son su mejor aval, el boca a boca indudablemente también contribuye y las prestaciones que ofrece para su precio terminan por redondear la propuesta.

Entre sus bazas destacamos su diseño neutro, la combinación de materiales para ofrecer buena transpirabilidad y resistencia, a prueba de uso intensivo (con garantía de 10 años) y sus opciones de ajuste.

¿Qué puedes regular en esta silla? La altura, el ángulo, inclinación y también puedes bloquearla. Además soporta hasta 110 kg de peso. Tiene reposabrazos, pero en el debe, estos no son regulables.

FLINTAN

La FLINTAN (89 euros) está disponible tanto con reposabrazos como sin ellos (79 euros), aunque nuestra recomendación es que vayáis por la primera. No obstante, siempre podéis comprar los reposabrazos después si os arrepentís (10 euros).

Este modelo low cost esconde ases en la manga como una garantía de 10 años y una inclinación que se adapta de forma automática a tus movimientos y peso.

Con reposabrazos y regulable en altura, esta silla básica y trotona en apariencia dispone de respaldo de tela de malla y una práctica funda que puedes retirar en el asiento.

MILLBERGET

También para presupuestos ajustados esta MILLBERGET (99 euros), de aspecto sobrio, sencillo y muy fácilmente combinable en cualquier espacio, sin cabecero pero con refuerzo lumbar.

El textil empleado para su tapicería emula el cuero, resultando agradable a la vista y resistente pero mejorable en cuanto a disipación térmica.

Cuenta con lo básico para una silla de oficina: ruedas, regulación en altura y resposabrazos (no regulables) y algunos extras más como un mecanismo de inclinación regulable y la posibilidad de adaptar la resistencia de la silla a tus movimientos y tu peso con una ruleta bajo el asiento.

Con garantía de 3 años estándar, es una buena solución para presupuestos bajos y usos ocasionales.

UTESPELARE

La UTESPELARE (129 euros) es la silla gaming asequible de IKEA, está disponible en dos colores y tiene tres años de garantía.

Cuenta con un diseño gaming bastante clásico de tipo envolvente, con aletas en los laterales, refuerzo lumbar y cabecero. En el debe, los reposabrazos son finos y estables, y no parecen los más cómodos del mundo precisamente. Es ajustable en altura y cuenta con mecanismo de inclinación bloqueable.

Ni su diseño recogido ni los materiales son los mejores si hace calor, con espuma de poliuretano y funda que combina poliéster, poliuretano y algodón, aunque su estructura con líneas ayuda a que circule el aire. A su favor, es fácil de limpiar y dispone de un bolsillo trasero.

Si buscas una silla gaming barata, moderadamente cómoda y con opciones básicas de regulación, es buena candidata.

LÅNGFJÄLL

La LÅNGFJÄLL (169 euros) más recomendable para trabajar es ligeramente más cara que la Markus, aunque también la tenéis sin reposabrazos (169 euros) y con un diseño más minimalista y compacto (149 euros). En cualquier caso, la garantía es de 10 años.

Esta silla destaca por sus líneas suaves y contorneadas muy atractivas a la vista, sus robustos mecanismos de inclinación y regulación de la altura y un sistema de seguridad para las ruedas que evita deslizamientos indeseados al levantarte.

Hecha de acero, aluminio, espuma de poliuretano y poliester, no parece la mejor opción para personas calurosas o escenarios cálidos.

MULLFJÄLLET

Como la anterior, tienes la MULLFJÄLLET (189 euros) disponible con reposabrazos, sin ellos (169 euros) y con la opción de ponérselos después (20 euros). Porque los 10 años de la garantía dan tiempo de sobra para cambiar de idea.

Con un diseño con un punto retro, desde un punto de vista práctico es muy útil que puedas retirar respaldo y asiento de un plumazo para lavarlos.

Eso sí, la espuma es de poliuretano y el textil que lo recubre de propileno, que si bien resulta mullido y confortable, no es lo mejor para el calor.

Con reposabrazos no regulables y sin cabecero, es regulable en altura e inclinable con mecanismo de bloqueo.

MATCHSPEL

La MATCHSPEL (199 euros) es una de las sillas más interesantes en calidad precio. Enmarcada dentro de la línea gaming de la firma sueca, su diseño es más bien discreto, aunque cuenta con leves detalles en rojo o en gris en función del color que elijas.

En cualquier caso, la tela de malla del respaldo y cabecero es más propia de modelos de trabajo que para jugar y te vendrá de lujo en ambientes cálidos.

Con un respaldo que destaca por ser robusto y ayudar a mantener una buena postura y cabecero ajustable, cuenta con función de inclinación regulable con bloqueo para el respaldo y reposabrazos ajustables en altura. De lo más completo en cuanto a ajustabilidad y ergonomía del catálogo.

Dos últimos apuntes a tener en cuenta: su garantía es de “solo” tres años y puedes comprarla con la mesa gaming UPPSPEL – con mecanismo de ajuste de altura electrónico – por 708 euros para montarte una zona de trabajo y/o juegos a prueba de ajustes. O con la versión más modesta por 348 euros.

JÄRVFJÄLLET

El diseño de la JÄRVFJÄLLET (229 euros) parece una evolución de la Markus, aunque sin tela de malla para el respaldo, pero con un mecanismo de refuerzo para la espalda más robusto y regulable y más peso máximo soportado.

Con esta silla puedes ajustar la altura del asiento, del respaldo y de los reposabrazos, cuenta con un respaldo con cabecero y dos apoyos regulables para la zona lumbar y cervical. Con función de inclinación regulable, es muy robusta y estable. Garantía de 10 años.

Esta es una silla especialmente interesante para uso intensivo tanto desde el punto de vista de diseño y materiales como de su propuesta ergonómica.

HATTEFJÄLL

Otra silla con una década de garantía es la HATTEFJÄLL (249 euros), una de las últimas en llegar al catálogo. Como curiosidad, si os decantáis por el modelo negro, pagaréis 100 euros más.

Entre sus puntos fuertes, las opciones de regulación, un mecanismo de tensión de la inclinación que adapta automáticamente la resistencia a tus movimientos y peso y una estructura muy robusta que mantiene la espalda recta gracias a su forma.

Ojo porque permite la regulación de la altura del asiento, del respaldo y los reposabrazos y la profundidad del asiento. Eso sí, el tejido no es el mejor para ayudar a disipar el calor.

ALEFJÄLL

Para amantes del diseño retro, una silla que estéticamente podría aparecer en las oficinas de Sterling Cooper bajo las posaderas de Don Draper: la ALEFJÄLL (349 euros).

La espalda se reduce a un compacto cojín (nada de cabecero o refuerzos lumbares/cervicales), que como el asiento, cuentan con una leve curvatura para envolver el cuerpo. Los reposabrazos son fijos y están acolchados.

Si esta silla cuesta lo que cuesta es entre otras cosas porque está tapizada por cuero de vacuno, cubriendo la espuma de poliuretano y su estructura de eucalipto y acero. La piel tiene sus cosas buenas, como la sensación premium a la vista o su facilidad de limpieza, y otras no tanto, como lo mal que disipa el calor.

Tanto el asiento como el respaldo se pueden inclinar y regular en altura. Diseñada para durar, su garantía es de 10 años.

GRUPPSPEL

La GRUPPSPEL (349 euros) tiene un diseño curioso a caballo entre lo gaming y el mobiliario de oficina retro.
Una de las razones de su precio es que está hecha de piel con flor de vacuno y sus opciones de ajuste, dos bazas para quien busca ergonomía y confort.

Esta silla permite regular el respaldo, el asiento, el ángulo de reclinación, la inclinación, los reposabrazos y el reposacabezas, siendo de las más completas del catálogo de IKEA en cuanto a versatilidad.

Si buscas ergonomía y materiales de calidad tanto por durabilidad como por apariencia, es una opción a considerar. Eso sí, su garantía es de tres años.

En Xataka Selección publicamos las mejores ofertas en tecnología, informática y electrónica de los principales comercios de internet. Los precios y disponibilidad pueden variar tras la publicación.

Puedes estar al día y en cada momento informado de las principales ofertas y novedades de Xataka Selección en nuestro canal de Telegram o en nuestros perfiles de Twitter, Facebook y la revista Flipboard.

Nota: algunos de los enlaces aquí publicados son de afiliados. A pesar de ello, ninguno de los artículos mencionados han sido propuestos ni por las marcas ni por las tiendas, siendo su introducción una decisión única del equipo de editores.


La noticia

Hay vida más allá de la Markus: mejores recomendaciones y guía de compra de sillas de IKEA para trabajar y jugar desde 89 euros

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Eva Rodríguez de Luis

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.