Es difícil hablar de las actualizaciones en Android. Algunos fabricantes no ofrecen ni un solo año de actualizaciones, la mayoría siguen estancados en dos, y hay unos cuantos valientes atreviéndose a actualizar la versión de Android durante cuatro años, como Samsung adelantando por la izquierda a Google.

Curiosamente, en esta carrera por las actualizaciones, hay usuarios de móviles de hace bastantes años que están saliendo beneficiados. Los pequeños desarrolladores están haciendo lo que las marcas no pueden: dar vida a terminales que cuentan con hasta 10 años en las espaldas.


Android sigue algo blando en terreno de actualizaciones

Es curioso, pero los Pixel ya no son los Android que más se actualizan.

Hay una falsa creencia de que todos los móviles Android recibirán, al menos, dos grandes actualizaciones de sistema. Desde el año 2018 los fabricantes están obligados a ofrecer dos años de actualizaciones de seguridad, es decir, parches con las correcciones de errores y mejoras en seguridad. Pero esta norma no hace alusión alguna a la versión de Android.

De hecho, hay polémicas recientes como la de la Realme Pad. El fabricante no quería actualizarla ni una sola vez (más allá de parches de seguridad) y, tras las quejas de los usuarios, rectificó para prometer un año de actualización de versión.

Hay fabricantes poniéndose las pilas, con Samsung ofreciendo cuatro años de versiones de Android y cinco de parches, o Xiaomi subiéndose al carro de los tres años de actualizaciones. Siguen siendo pocas actualizaciones frente a los seis años que reciben los iPhone, más aún cuando estas promesas son solo para terminales nuevos, mientras que varios gama alta de hace 2 o 3 años se han quedado ya sin soporte.

Mientras, los pequeños desarrolladores se ponen las pilas

El pasado 22 de marzo la Google Nexus 7, lanzada en el año 2013, “recibía” Android 12L. El responsable fue Followmsi, pequeño desarrollador independiente que logró adaptar el sistema operativo de Google para pantallas grandes a esta legendaria tablet.

Buena parte de estas ROMs son completamente funcionales. De hecho, suele aumentar el rendimiento de teléfonos con más de 10 años

El Samsung Galaxy S2, de 2011, tiene su dosis de Android 11 gracias a LineageOS. El S3 también disfruta de Android 12 con una ROM personalizada, al igual que su hermano mayor, el Galaxy S5. Samsung lo abandonó en Android 6, los desarrolladores lo llevaron a Android 11.

Son solo unos pocos ejemplos de la inmensa lista de terminales compatibles con LineageOS. Los pequeños desarrolladores han ganado esta batalla, bien por ellos.


La noticia

La batalla por las actualizaciones en Android tiene un claro ganador: los pequeños desarrolladores

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Ricardo Aguilar

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.