La persecución a los excesos de velocidad se ha recrudecido en los últimos años. A la reducción de los límites de velocidad a 90 km/h en todas las vías secundarias hay que añadir la imposibilidad de superar en 20 km/h el límite máximo permitido en las vías secundarias para adelantar, una norma reciente que ha entrado en vigor con la reciente reforma de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial.


Los cambios. Pese a las numerosas voces contrarias, el Gobierno ha decidido que, para aumentar la seguridad en las carreteras secundarias, no se podrá adelantar superando los límites máximos de velocidad. Una medida que tiene sus detractores, especialmente entre las asociaciones de defensa de conductores, pero que también cuenta con el respaldo de grupos que dan protección a víctimas de accidentes de tráfico.

Los radares. Los críticos no tardaron en señalar que la nueva norma obedecía a la intención de la DGT de aumentar los radares de tramo en este tipo de carreteras. Con el cambio, tramitar las multas sería más sencillo. Algo que incluso ha admitido Pere Navarro, director del organismo, quien asegura que el hecho de no contar con este margen desanima a adelantar y evitará maniobras innecesarias que pongan en riesgo la seguridad de los conductores.

La regla del 7. En relación a esto último, hace tiempo que la Guardia Civil confirmó a partir de qué velocidad multaban con exactitud los radares. Lo hizo con un sencillo tweet en el que daba validez a la llamada “Regla el 7”. Cuando se circula por debajo de 100 km/h, el radar detecta que estamos superando la velocidad máxima permitida a partir de 7 km/h por encima del límite. En una carretera secundaria de 90 km/h, nos multaría a 97 km/h. Cuando superamos la barrera de los 100 km/h, nos detecta si superamos los límites en un 7%. Es decir, a 120 km/h informará de un exceso de velocidad si superamos los 128,4 km/h.

¿Sabes a qué #velocidad real te denunciará un radar?

➡️Hasta 100 km/h, suma 7 km/h
➡️Por encima de 100 km/h, suma el 7%.
Recuerda, #LaCarreteraNoEsUnCircuito pic.twitter.com/ffLfG28XH4

— Guardia Civil 🇪🇸 (@guardiacivil) February 9, 2019

Los datos. De una manera o de otra, los datos de accidentes siguen señalando que las carreteras secundarias son las más inseguras. De hecho, siete de cada diez muertos en las carreteras españolas se dan en este tipo de vías. En ellas, además, el 72% de los conductores admite superar los límites máximos permitidos, según datos de la DGT.

Imposible. En su defensa de la imposibilidad de superar el margen máximo para adelantar, Fesvial señala que, en un choque frontal a 105 km/h o más, es prácticamente imposible sobrevivir. En la misma situación pero a 80 km/h, el conductor y los pasajeros tienen unas posibilidades de perder la vida del 65%. Pese a todo, la salida de la vía sigue siendo el motivo más habitual de fallecimientos en estas carreteras, con un 37% de las mismas.

Europa. Las nuevas normas de adelantamientos y la bajada de los límites de velocidad a 90 km/h en todas las carreteras ha dejado a España en la media europea. En la mayor parte de países de nuestro entorno ésta es la velocidad máxima a la que circular por este tipo de vías. Alemania la eleva hasta los 100 km/h pero en Irlanda, Países Bajos o Dinamarca se reduce a 80 km/h. Hasta 2019 y en adelantamientos, en España se podían alcanzar los 120 km/h en algunas carreteras secundarias legalmente, un límite superior a cualquier otro país del Viejo Continente.

Foto | Jose A.


La noticia

La regla del 7: el método más sencillo para saber cuándo salta realmente un radar de velocidad

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Alberto de la Torre

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.