En marzo de 2021, Liberty Seguros implantó una política ‘full remote’ voluntaria y para siempre entre sus trabajadores del oeste de Europa (España, Portugal, Irlanda e Irlanda del Norte) a la que decidió sumarse el 99% de la plantilla de la división, compuesta por unas 2.000 personas.

Un año después, los responsables de esta empresa, que había trabajado tradicionalmente en la oficina y que apenas habían tenido la experiencia previa de los primeros meses de la pandemia, aseguran que el negocio sigue funcionando sin problemas, sus trabajadores están contentos y en algunos casos incluso han aumentado la productividad. Beatriz Ortega, responsable de Experiencia de Empleado de la aseguradora, explica a Xataka las claves de su modelo.

Escuchar a los empleados. Uno de los aspectos fundamentales que destaca Beatriz Ortega para la buena marcha del modelo de teletrabajo en Liberty es la monitorización de lo que ocurre dentro de la empresa. La aseguradora hace encuestas generales a sus empleados, reuniones trimestrales con toda la plantilla y tiene una red de representantes, conocidos como embajadores, que se encargan de comunicar el sentir de los diferentes equipos a los cargos intermedios. Todo ello, asegura la responsable de Experiencia de Empleado, hace que sepan cuáles son las inquietudes y demandas comunes de los profesionales.

De esa escucha, señala, surgió la idea de ofrecer un modelo completamente en remoto a toda la plantilla, ya que inicialmente la idea para cuando terminase la pandemia era establecer una política de trabajo híbrido con tres días de oficina. “Hicimos una encuesta en la que les preguntamos que cuál querían que fuese su modelo de trabajo cuando volviésemos a la oficina, y un 93% de los empleados respondieron que querían teletrabajar más de dos días a la semana. A partir de ahí hicimos más preguntas y finalmente decidimos lanzar el modelo completamente remoto hace un año”, explica.

Y de esa monitorización de lo que desean los trabajadores también ha surgido la decisión de crear en 2022 un bono de 55 euros mensuales para compensar los gastos de trabajar en remoto. Con anterioridad ya les habían dado otros dos, de 460 euros y 200 euros, para que adecuasen su lugar de trabajo en casa.

Libertad para los trabajadores. Otro aspecto importante es el de la libertad que les han concedido a los empleados: no sólo han podido elegir trabajar completamente en remoto, además también pueden hacerlo desde donde les apetezca, con la única condición de que deben comunicar a la empresa el lugar o lugares de residencia para que los tenga localizados.

De esta forma, Ortega asegura que alrededor del 20% de la plantilla se ha reubicado en segundas residencias, ciudades de origen o se mueven entre varios destinos a lo largo del año.

Las herramientas. Por otra parte, la aseguradora también ha hecho un esfuerzo por adaptarse a la nueva forma de trabajar y ha invertido en software de trabajo en remoto (tanto de desarrollo propio como de terceros), diversas plataformas para empleados y formación para que los trabajadores aprendan a usarlo todo.

“En algunas áreas ya trabajábamos con herramientas digitales que se pueden usar en remoto antes de la pandemia, pero en otras, como Operaciones, el 90% de la plantilla no lo hacía. Ha sido una maratón, ha habido formaciones específicas en determinados softwares y se han adaptado algunos programas que usábamos en la oficina para el teletrabajo. Hemos tenido que hacer ese cambio, que ha hecho que ahora seamos una compañía muy diferente a la que éramos hace dos años”, asegura la responsable de Experiencia de Empleado de Liberty.

Lo que todavía no funciona. El modelo, aparentemente, marcha, pero Ortega reconoce que hay aspectos por pulir, como el de la desconexión digital.

A pesar de que han dado sesiones informativas a los jefes de equipo y han preparado materiales para los empleados en los que se explican, entre otras cosas, cómo poner el correo en modo ausente para no recibir notificaciones o la forma de programar el envío de emails, aún no han conseguido que sus empleados dejen de recibir comunicaciones a deshoras.

Productividad y resultados económicos. Gracias a todo esto, y a pesar de que hay cosas que todavía no funcionan, Beatriz Ortega asegura que Liberty Seguros ha conseguido mantener la productividad y los resultados que tenían cuando basaban su trabajo en la oficina.

“Los datos de negocio han sido muy positivos este último año. Los empleados tenían tanto interés por teletrabajar que se han esforzado por demostrarnos que pueden rendir tanto o más que en la oficina. Y en algunas divisiones hemos percibido que la productividad ha aumentado”, explica la responsable de Experiencia de Empleado de la aseguradora.

La compañía todavía no ha compartido sus resultados económicos globales de 2021, por lo que Xataka no ha podido comprobar esta afirmación. Sí ha trascendido que su división de seguros de coche fue la segunda que más creció en España el año pasado de entre las diez mayores del ramo, con ingresos que superaron los 526 millones de euros, según la Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras y Fondos de Pensiones (ICEA), y que el pasado mes de octubre abrió un nuevo canal de venta digital en Portugal en el que invirtió 100 millones de euros, según informó la propia Liberty en una nota.


La noticia

Liberty Seguros se pasó al “full remote” hace un año. Apostarlo todo al teletrabajo le ha salido muy bien

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Pablo Rodríguez

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.