2022 ha arrancado bien en Tesla. Al menos en el capítulo de ventas, un indicador económico fundamental para la compañía y que, más allá de los libros contables de la empresa de Musk, suele tomarse como referencia de la demanda de vehículos eléctricos (VE). Según el balance desgranado por la compañía, ha alcanzado un dato récord de entregas en el primer trimestre, con 310.048 VE, lo que marca un ligero aumento con respecto al trimestre anterior y un 68% si se compara con el mismo período de 2021. Tendencia opuesta muestra el capítulo de producción, con un “pinchazo”.

Entre enero y marzo la compañía fabricó 305.407 vehículos, algo menos que los 305.840 del trimestre pasado. La caída, como detalló el propio Elon Musk, está marcado por el contexto, con la interrupción de la cadena de suministro y dos suspensiones de actividad en su factoría de Shanghái a lo largo de marzo como consecuencia del avance del COVID-19 y los bloqueos decretados por las autoridades de la ciudad. La decisión afectó a una pieza vital en la maquinaría de Tesla. En 2021 de la gigafactoría asiática salieron aproximadamente la mitad de todos los coches que vendió.

“Este fue un trimestre ‘excepcionalmente’ difícil debido a las interrupciones de la cadena de suministro y la política de cero COVID en China. El trabajo excepcional del equipo de Tesla y los proveedores clave salvaron el día”, tuiteaba el empresario ayer. Más allá de los problemas con los semiconductores o el impacto de la pandemia, el primer trimestre de 2022 se ha visto marcado por otros factores, como la guerra de Ucrania, que derivó en el encarecimiento de materias primas importantes, como el níquel o el aluminio, y también en un alza de los combustibles.

Un trimestre complejo

La escalada récord en el precio de la gasolina y el diésel de las últimas semanas, con el telón de fondo de las políticas de descarbonización, ha podido impulsar la demanda de vehículos eléctricos. Hace solo unos días Porsche informaba que a lo largo de 2021 su modelo eléctrico Taycan, lanzado un año antes, captó el interés de 41.300 compradores, más que el famoso deportivo 911. El sector de los EV aún tiene retos importantes sobre la mesa, sin embargo, como el inventario, la autonomía o el precio. La propia Tesla subió precios en marzo en China y EEUU ante la presión inflacionaria.

This was an exceptionally difficult quarter due to supply chain interruptions & China zero Covid policy.

Outstanding work by Tesla team & key suppliers saved the day.

— Elon Musk (@elonmusk) April 2, 2022

Más allá de la comparativa con otros períodos, ¿Son buenos los datos del arranque de año de la multinacional de Musk? Según los datos de Refinitiv, Wall Street esperaba que el flujo de entregas fuese algo menor y se quedase en 308.836 vehículos entre enero y marzo. El resultado, reconoce Daniel Ives, de Wedbush, ha sido “mejor de lo que se temía, dados los problemas en la cadena de suministros”. Otros analistas citados por CNBC o Usa Today situaban la previsión de entregas sin embargo por encima de los datos finales, con niveles de en torno a 312.000 o 317.00 coches.

Bajando al detalle, la compañía estadounidense informó de que había vendido 295.324 vehículos sedán Model 3 y vehículos utilitarios deportivos Model Y, lo que representa una parte fundamental de su pastel de comercialización. Los sedán de lujo Model S y SUV premium Model X sumaron 14.724. La compañía no aporta datos sobre cómo se distribuyen sus ventas a nivel geográfico, si bien los mercados chino y de EEUU, anota La República, son los que representan una mayor porción.

BREAKING: @Tesla delivered an all-time high 310,048 vehicles in Q1, beating Wall St expectations of 309k.

Total Q1 production was 305,407. Congrats $TSLA! 🥳🚀📈 pic.twitter.com/VqTrQ7Qnt2

— Sawyer Merritt 📈🚀 (@SawyerMerritt) April 2, 2022

Los tres primeros meses de 2022 estuvieron marcados también por otros factores. En marzo, por ejemplo, la multinacional empezó a entregar vehículos fabricados en su factoría de Gruenheide, en Alemania. Su presentación de datos llega después de que el sector de que grandes fabricantes del sector anunciasen una caída de ventas durante el primer trimestre en EEUU, tendencia achacable precisamente a los problemas en la cadena de suministros y la escasez de chips.

Imagen de portada | Steve Jurvetson (Flickr)


La noticia

Los coches eléctricos de Tesla le ganan (a medias) la partida al COVID y la crisis de suministros: así ha arrancado el año

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Carlos Prego

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.