Cuando muchos aún no se han acostumbrado al peculiar diseño de los i-Cockpit de Peugeot, los volantes tipo yoke parece que están ganando terreno. ¿De qué tipo de volantes hablamos? Aquellos estilo aviación que ya se pueden ver en el Tesla Model S Plaid y que pronto llegarán a nuevos modelos.


No. Clara y concisa. Esta fue la respuesta de Elon Musk a un usuario que le preguntó por Twitter si se podría pedir el nuevo Tesla Model S Plaid sin el nuevo volante tipo yoke. Este nuevo volante se ha incluido en la versión tope de gama de los modelos de Tesla y ha levantado todo tipo de opiniones a su paso.

Algunos conductores lo defienden con los mismos argumentos que ha dado Elon Musk hasta ahora. Con este tipo de volantes, achatados y sin un aro superior, los conductores pueden ver mejor la pantalla que tienen frente a sus ojos, con un mejor seguimiento de los valores que allí se muestran o, por ejemplo, del Autopilot.

No

— Elon Musk (@elonmusk) July 23, 2021

Sin embargo, muchos otros han puesto en duda el buen funcionamiento del sistema. Consumer Reports, asociación estadounidense de defensa de los conductores, ha dejado claro que su experiencia no ha sido buena. Destacan las dificultades para maniobrar, las complicaciones para, por ejemplo, activar el intermitente con el volante girado, o algunos toques fantasma del botón que activa el claxon.

Mejor, con aro

Maniobrar con este tipo de volantes es uno de los debates recurrentes en Internet. Hay quien asegura que no ha tenido ningún problema en adaptarse a no contar con un aro superior. Por el contrario, en vídeos de Youtube podemos comprobar cómo algunos conductores agarran un “volante invisible” en los giros, traicionándoles la memoria muscular.

Cuando callejeamos por una ciudad o realizamos maniobras en un aparcamiento, es imprescindible girar por completo el volante. Esto provoca que algunos conductores tengan problemas para realizar este tipo de giros. De hecho, ante la imposibilidad de montar un volante tradicional en el Tesla Model S Plaid, hay quien lleva a cabo pequeñas transformaciones para incluir un aro superior.

Para ser lo más efectivos posibles, estos volantes deben aprovechar la desmultiplicación variable. Hasta ahora, se han generalizado los vehículos con desmultiplicación en la dirección. Para exigir un menor esfuerzo al conductor, en las maniobras a baja velocidad se suaviza la dirección facilitando el giro del volante. A alta velocidad, la dirección se endurece para hacerla más precisa en la toma de curvas.

En este caso, además de que la dirección sea más o menos blanda en las maniobras, es necesario que también sea directa. Por lo que este tipo de volantes necesitan que en las maniobras a baja velocidad, la dirección sea mucho más directa y que con el mismo giro de volante, las ruedas abran en un ángulo mayor a baja que a alta velocidad. Así, se reduce el número de veces en los que echaremos de menos el aro superior. Esto es algo que no sucede en el caso de Tesla.

No es el único

El Tesla Model S Plaid no es el único vehículo con un volante tan particular. Cuando se presentó el nuevo Toyota bZ4X, el primer eléctrico de la marca, ya se dejó ver con un volante de similares características. Bautizado como “One Motion Grip”, el volante de Toyota se basa en las mismas características: dos radios y sin aro superior. Aunque su mayor anchura da sensación de que se podrá agarrar con mayor comodidad.

Lo mismo sucede con el volante del recién presentado Lexus RX 450e, el deportivo eléctrico también incluirá su versión del One Motion Grip, aunque perteneciendo a Lexus, da la sensación de que este volante tendrá un acabado más Premium. De momento, el Toyota sólo se venderá en China con este volante, mientras que el Lexus dice que estará disponible en los mercados donde sea legal montarlo.

No sé lo peligroso que es o homologado que está el volante del Lexus RZ 450e, pero viéndolo en imágenes .. lo apruebo pic.twitter.com/z5ZB1AoINV

— Kote (@kotecinho) April 7, 2022

Para tranquilizar a los conductores, las marcas japonesas aseguran que sus volantes tendrán un radio de giro máximo de 150 grados, 75 grados para cada lado. Esto debería reducir las ocasiones en las que echemos de menos el aro superior, con una dirección muy directa a baja velocidad. Es decir, se soluciona el principal inconveniente que se achaca a los Tesla Model S Plaid, pero, si eres de los que les gusta una dirección “informativa”, me temo que cualquiera de estos dos coches, tampoco son para ti.

Y sí, son legales

Desde que se presentó el volante tipo yoke de Tesla fueron muchos los que se preguntaron si este tipo de artefactos son legales en suelo europeo. Y la respuesta no ha tardado en llegar: sí, lo son.

En respuesta a El Español, Industria ya dejó claro que los volantes, como tal, no se homologan. Aunque sí destacaron que, como un elemento más de la parte frontal del vehículo y del sistema de dirección, “el diseño del volante puede tener impacto en el cumplimiento de algunos reglamentos.

Estas peculiaridades, sin embargo, parecen más tener que ver con la propia seguridad del conductor en caso de impacto o de que el volante cumpla su cometido mecánicamente que con la usabilidad propia de este tipo de volantes. De hecho, en Reino Unido, Holanda y Suecia han ofrecido respuestas muy similares a Industria: no es el volante lo que se homologa en Europa, es todo el sistema de dirección en conjunto.

Los queremos achatados

Aunque no es difícil encontrar a los detractores de este tipo de volantes, es evidente que los volantes achatados se han popularizado con el paso de los años.

Hace unos años se hicieron populares entre los modelos más deportivos de cada marca. Volantes redondos pero cortados en la zona inferior. Poco a poco se fueron extendiendo entre los vehículos más populares, asegurando que este pequeño corte inferior facilitaba la entrada y salida del vehículo al tiempo que facilitaba la posición del mismo.

Pero en este contexto, Peugeot rompió con todos los moldes con su i-Cockpit, una configuración de sus interiores en la que el volante se achataba con claridad en su parte inferior y superior. De esta manera se facilita la lectura del cuadro de instrumentos que, además, se sitúa un poco más arriba de lo normal.

Aún más llamativo es el volante del nuevo BMW iX, con un diseño claramente hexagonal. Personalmente, en las ocasiones que me he encontrado con volantes donde estos achatamientos son tan marcados he echado de menos un volante redondo, puro y duro, especialmente en las maniobras urbanas o en los aparcamientos. Muy bien tendrán que trabajar en Toyota y Lexus para convencer a los conductores que, además, tendrán que adaptarse a una nueva forma de conducir en el entorno urbano.

Y no nos olvidemos tampoco que, aunque parezca que no han evolucionado, los volantes siempre han sido un motivo más para que los diseñadores desarrollaran todo su ingenio. Para muestra los volantes del Citroën DS, del Aston Martin Lagonda o del reciente todocamino chino Byton M-Bite, con pantalla táctil en el interior del aro del volante.


La noticia

Los volantes del futuro serán, sobre todo, raros: por qué la industria está experimentando tanto con ellos

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Alberto de la Torre

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.