Hacer una buena fotografía es la meta de cualquier fotógrafo profesional o aficionado. Todos haremos alguna vez en la vida un disparo bonito, pero conseguir algo que se recuerde y cambie las cosas es realmente complicado. El problema es que nos cuesta saber cuándo es buena una fotografía.


A menudo se confunde técnica con calidad, y moda con estilo propio. Y acabamos cayendo con excesiva facilidad en el reduccionismo. Algo es bueno o malo según nuestro criterio. Y no admitimos más opiniones. Y como sucede en la vida, hay que tener las ventanas abiertas -leer a los demás- para entender si una fotografía es buena o mala. Entonces, ¿cuándo es buena una fotografía?

La importancia relativa de la técnica para hacer una buena fotografía

Uno de los problemas más importantes de la fotografía digital es que se confunde la técnica con la calidad. Hoy, en la sociedad, una fotografía nítida se valora mucho más que una trepidada, aunque no comunique nada. Es algo que se viene arrastrando a lo largo de toda la historia de la fotografía, de hecho.

Hoy en día, una fotografía nítida se valora mucho más que una trepidada, aunque no comunique nada

Los pictorialistas crearon métodos imposibles para diferenciarse, para crear un muro entre ellos y el resto de los aficionados. Exactamente lo mismo que pasa ahora. A muchos autores les gusta centrarse única y exclusivamente en la técnica, que la foto quede bonita para que parezca buena.

Por ese motivo se habla tanto de programas o técnicas complejas. Parece que todo se puede hacer delante del ordenador, pero si todo depende del cambio de píxeles y no hay una intención detrás, solo virtuosismo, puede que tengamos un problema.

Nada más sencillo @ferfoto

Siempre hay que revelar (sacar toda la información que tiene dentro) una fotografía, pero si tenemos que dedicarle mucho tiempo o muchas capas será porque el momento del disparo no fue el mejor.

El problema que tiene la técnica es que solo son unos pasos que hay que dar. Pasos que todos podemos aprender para hacer exactamente lo mismo. Por este motivo es más fácil seguir a Joel Tjintjelaar que a Alex Webb, por poner un ejemplo. Es más sencillo Michael Kenna que Sergio Larraín. Y todos son buenos.

Y se ha llegado al punto de enseñar solo localizaciones para conseguir fotos como trofeos, como si estuviéramos cazando hasta conseguir la pieza deseada (no hay más que recordar aquel columpio en un pueblo de Portugal y las enormes colas para hacer la misma foto para Instagram). Es tu logro, y es perfecto, pero delante y detrás de ti hay muchas más personas que hacen exactamente lo mismo. Y sí, lo difícil es ser original y comunicar.

Cómo conseguir una buena fotografía

A la hora de disparar nuestra cámara (da igual qué tipo) debería existir la visualización. Consiste en tener la fotografía terminada en la cabeza. Ansel Adams habló largo y tendido de este concepto. Ver la foto antes de hacerla. Saber lo que quieres decir con lo que vas a capturar.

Pero esto no consigue que la fotografía sea buena. Es más importante tener un discurso. No sirve de nada una única fotografía que cualquiera puede hacer. Lo importante, lo que nos ayuda a conseguir una buena fotografía es la serie, insistir en un tema.

De noche @ferfoto

Si nos implicamos en lo que hacemos, si hemos investigado en lo que estamos mirando a través del objetivo, si sabemos cuándo robar ese instante al tiempo y si no nos perdemos con la técnica, entonces tendremos la oportunidad de hacer una buena fotografía.

Y todo esto se consigue con dedicación, lo único que diferencia realmente a los aficionados de los profesionales: el tiempo. Hay quien nace con la suerte del buen mirar pero los demás tenemos que entrenar continuamente hasta lograr ese disparo. Y tener muy claro lo que queremos hacer. Lo ves y haces la foto.

Una buena foto para grandes fotógrafos

No hay nada mejor que terminar este artículo preguntando a varios fotógrafos muy reconocidos para encontrar nuevas respuestas. Seguro que si sumamos todas encontramos nuestra propia respuesta para salir con la cámara y empezar a olvidarnos de cosas que dábamos por supuestas.

Así que vamos a ver las opiniones de fotógrafos profesionales, desde Premios Nacionales como Isabel Muñoz, a grandes maestros como Tino Soriano, José María Mellado o Matías Costa, a la pregunta “¿Cuándo es buena una fotografía?”:

Tino Soriano

“Para mí una fotografía es buena cuando refleja exactamente los fines que perseguía su autor. Eso no significa que esta valoración sea universal, pero en cualquier caso quien la ha tomado es el que debe estar satisfecho con el resultado.

Desde un punto de vista más analítico existen docenas de criterios para puntuar técnicamente una imagen, pero las grandes fotografías de la historia a menudo carecen de ellos. Además, con las modas y los aportes de la tecnología, estas evaluaciones pueden variar”.

© Tino Soriano

“Por ejemplo, en los años setenta se puso de moda inflar el grano de las emulsiones revelándolas a temperaturas elevadas; o utilizar papeles de contraste muy exagerado (era famoso el número 5 de Agfa); o trabajar con filtros de efectos especiales para todos los gustos (a veces incluso vaselina para imitar a David Hamilton) o experimentar con ojos de pez y angulares que deformaban mucho las fotografías. Finalmente, el paso el tiempo y la propia madurez del autor certifican que su propósito inicial continúa vigente”.

Rubén García Felices

“Según mi criterio, para que una imagen sea considerada una “buena fotografía” debe reunir, en conjunto y no en forma aislada, cinco características: una composición hábil, una estética atractiva, un contexto definido, una idea interesante y un estilo visual distintivo del autor”.

Antonio Guerrero Ruiz, filósofo. Almería, 2020. Serie “Almerienses” – ©
Copyright de la fotografía: Rubén García Felices.

Toti Palacios

“En mi caso, una buena fotografía es la que te hace pensar (o repensar) sobre los por qué de la imagen. Creo que las buenas fotografías son polisémicas y, por tanto, susceptibles de ofrecer muchas respuestas a los que las vemos, independientemente de lo que el autor haya querido expresar…”

Matías Costa

“En mi opinión una fotografía es buena cuando está en sintonía con la forma de pensar, sentir y soñar de quien la ha hecho. Para mí, la fotografía es buena o mala según el grado de autenticidad que contenga.

Es decir, un fotografía buena es toda aquella que transmite y condensa en una imagen visualmente atractiva el mundo interior del que la ha hecho, o el reflejo de algún aspecto de ese mundo interior en la realidad que nos muestra.

Y por último, yo no sé qué fotografías son malas, pero detecto cuando a mi parecer una fotografía es innecesaria o superficial, y son todas aquellas fotografías impostadas que imitan un canon de belleza o de mirada específica que no es la propia del autor de la imagen y no aporta ninguna información o sentido sobre su manera de ver el mundo y su propia relación con él”.

Alfredo Arias

“Es muy sencillo: las fotos tienen que decir algo. Para conseguirlo tenemos dos caminos que no necesariamente han de ir parejos. Uno es la técnica, saber la técnica, cómo usarla y cómo saltársela siempre es una ventaja, quiere decir que sabemos manejar la materia con la que trabajamos”.

© Alfredo Arias

“La otra manera es sorprender y crear cierta fascinación. Yo siempre pienso que una foto debe tener detalles, si la vuelves a ver por segunda vez y te muestra un detalle que se te había pasado por alto la primera vez que te obligo a pararte en ella, es que has triunfado. Has llamado la atención y has convencido. Y si tienen cierta ironía, algo que sorprenda o que te rompa los esquemas, eso ya es para hacerte la ola”.

Ana Palacios

“Algunas son como un flechazo. No sabes qué es, no es perfecto, no te conviene y a tus padres no les va a gustar, pero a ti te ha enamorado nada más verla.

Otras son como un Adonis, de una belleza abrumadora que no puedes dejar de mirar. Y luego están las que te enganchan porque te emocionan tanto que te cortan la respiración, no te la quitas de la cabeza y cuando la recuerdas, vuelves a sentir ese sobrecogimiento”.

Isabel Muñoz

“Una fotografía es buena cuando te emociona de alguna manera, tanto de una forma positiva como negativa. Creo que cualquier imagen que te mueva es importante y para eso se hace. Es triste cuando no te emociona o no te llega”.

Jose María Mellado

“Pienso que una buena fotografía es aquella que transmite -o provoca- algún tipo de emoción en el espectador, positiva o negativa, que evoca momentos vividos o deseados, que en algunos casos posea una cierta ambigüedad que nos permite imaginar o preguntarnos cosas respecto a la imagen. En definitiva , una imagen es aquella que no se olvida”.

© José María Mellado

Marco Antonio Álvarez

“En mi opinión, una fotografía es buena siempre que cumpla con el objetivo de quien le toma.

Si eres un aficionado y pretendes divertirte y aprender, tus fotos serán “buenas”. Si eres un profesional y tienes un encargo, debe cumplir los objetivos del cliente, si lo hace será “buena” y si eres un artista donde tu objetivo es la reflexión o contemplación y lo consigues, pues también tienes una “buena” foto.

La objetividad es parte de la fotografía y no debe de haber un marco común ni estándar de calidad fotográfica, sino objetivos que debe de cumplir una fotografía para que nos llene, y esos objetivos pueden ser banales o más exigentes, pero lo ideal es marcarse siempre alguno”.

Kamill Gomez

“Como fotógrafo de retrato, diría que una buena fotografía es cuando la persona transmite con una mirada y actitud un sentimiento. Que cuando la veas a los ojos sientas esa emoción de cuando tomaste la foto. No tiene por qué ser perfecta técnicamente, pero sí reflejar lo que el fotógrafo o la persona fotografiada quería transmitir”.

María Antonia García de la Vega

“Es aquella que te dice o transmite algo, una idea, una emoción. Qué no te deja indiferente e incluso, que no puedes olvidar, si la impresión es muy fuerte. En una palabra, te conmueve. Luego se podrían hacer análisis estéticos, sobre si es icónica y tiene un lenguaje más universal, etc”.

© María Antonia García de la Vega

Virgilio Hernando Vañó, Uveñe

“Definir qué se entiende por una buena fotografía es siempre complicado, porque la calidad es subjetiva.

En todo caso, mi primera respuesta sería: “a mí me parece que una fotografía es buena cuando siento envidia de no haberla hecho yo”. Respuesta subjetiva y directa.

Otros síntomas de que me parece una buena fotografía: cuando me resisto a pasar la página donde la veo, o la pantalla de mi ordenador. O, y eso reconozco que me ha sucedido pocas veces, cuando no me la quito de la cabeza, cuando la recuerdo por más que pasen los meses, los años.

Todo ello, por supuesto, independientemente de quién sea su autor, que en eso no creo estar influido en absoluto”.

Como veis, al final todo depende de nuestro gusto. Y de lo pragmáticos que seamos. Como bien me dijo Vicente Nadal: una fotografía es buena cuando la veo y quiero ponerla en mi casa, para contemplarla, en el salón o algún sitio destacado. A lo mejor esa es la solución, pero, insisto, a mi una buena imagen me tiene que contar una historia. ¿Qué es para vosotros?


La noticia

No es lo mismo una buena foto que una foto bien hecha: el eterno debate entre la técnica y la calidad

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Fernando Sánchez

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.