La llegada‘ de Denis Villeneuve es uno de los indiscutibles clásicos modernos del cine de ciencia-ficción. Adaptando un aparentemente inabarcable relato de Ted Chiang que daba título a su magistral recopilación de cuentos ‘La historia de tu vida’, esta película de 2016 conseguía a la vez visualizar en imágenes el elevado componente abstracto de la historia original, haciéndola a la vez asequible y dando forma a un espectáculo fascinante.

Pero… ¿qué cuenta ‘La llegada’? En la película de Villeneuve, Amy Adams da vida a una lingüista que es reclutada por el ejército para comunicarse con unas extrañas formas de vida extraterrestre después de que doce misteriosas naves espaciales de esta raza alienígena aterricen en todo el mundo. Inventará una forma de comunicarse con ellos, lo que le llevará a un desafío que va mucho más allá de cuestiones léxicas, poniendo en duda la estabilidad del tiempo y el espacio.

El trabajo de la que es sin duda la mejor película de Denis Villeneuve (que ha acabado convirtiéndose en uno de los autores más prestigiosos de la ciencia-ficción seria, y a quien le caen tanto adaptaciones imposibles -‘Dune‘- como secuelas de alto riesgo -‘Blade Runner 2049‘-) destaca por lo cuidadísimo de su factura técnica. El director llegó a encargar la creación de un auténtico idioma alienígena que tuviera coherencia, y es solo uno de los detalles de genio de una película muy complicada de llevar a buen puerto, pero que triunfa gracias a su honestidad y sus soluciones visuales.

Cuenta atrás en Netflix. Sin embargo, esta pieza de orfebrería galáctica tiene los días contados en Netflix. Permanecerá en la plataforma solo hasta el próximo 30 de abril. Tienes pues, menos de diez días para verla en la plataforma de Reed Hastings. Si te viene mal echarle un vistazo esta semana o te has dado de baja recientemente no te preocupes, porque hay otras opciones…

Siempre nos quedará HBO Max. En la plataforma de Warner también puedes ver ‘La llegada’, de momento sin fecha prevista de salida. Eso sí, ten en cuenta que la película pertenece a Sony, así que en algún momento desaparecerá también de HBO Max para deambular por otras plataformas. Las películas producidas por Sony no son como las de Disney o Warner, que está más o menos claro que acabarán recalando de forma exclusiva en las plataformas de sus compañías madre.

Por qué sucede esto. Sencillo: cuando una película no pertenece a una productora que tiene sus propias vías de explotación donde mostrarlas en exclusiva (dicho de otra forma: es poco posible que veas ‘The Batman’ o ‘Caballero Luna’ en plataformas por suscripción -el alquiler y venta digital son otra cuestión- que no sean HBO Max o Disney+), las licencia por periodos de tiempo que oscilan entre uno y dos años, en exclusiva o no. Así se hacía en los tiempos de la televisión lineal (con un número limitado de emisiones incluido) y así se hace ahora.

El resultado de esta forma de trabajar, donde las exclusividades ya solo se reservan para la propia plataforma, es que no hay desapariciones definitivas en el panorama del streaming. Si una película se va de Netflix, aparece en HBO Max. Y si no, irá a Prime Video o Disney+. Pero esta política tiene un lado oscuro, y es que las rarezas, los clásicos ocultos, las películas que tienen ya más de diez o quince años son cada vez más complicadas de encontrar.

Las plataformas están obsesionadas con mostrar “lo último” y gracias a que las licencias rotan continuamente y rara vez son exclusivas, se olvidan de otro tipo de materiales. La solución ante las plataformas clónicas es la de siempre, acudir a las propuestas diferentes: Filmin, Flixolé o Mubi tienen lo que nadie más tiene. ¿Exclusividades a golpe de talonario? No: la necesidad de marcar la diferencia ante los excesos presupuestarios del resto.


La noticia

No llores porque una de las mejores películas de los últimos tiempos salga de Netflix, sonríe porque sigue en HBO Max

fue publicada originalmente en

Xataka

por
John Tones

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.