Porsche pisa a fondo el acelerador del coche eléctrico. El éxito de su primer modelo EV, el Taycan, que el año pasado logró superar al icónico deportivo 911 y superó las expectativas de los analistas, ha animado a la firma del grupo Wolkswagen a apostar con fuerza por el nuevo mercado. Durante su reunión anual, celebrada ayer, y en la que la compañía desgranó las cuentas de un ejercicio récord, con un beneficio operativo de 5.300 millones de euros, Porsche avanzó la estrategia para dar más cancha a los eléctricos y que en 2030 representan ya el 80% de sus nuevos coches.

A grandes rasgos, su hoja de ruta pasa por aumentar la oferta y los servicios. Animada por el éxito del Taycan, lanzado en 2020 y que en 2021 ya captó el interés de 41.300 clientes, 2.800 más que el deportivo 911, la compañía plantea reforzar su catálogo. El próximo año presentará un SUV Macan eléctrico y ayer anunció que a mediados de esta década quiere ofrecer su deportivo de motor central 718
en versión exclusivamente eléctrica. En cuanto a servicios, el fabricante alemán desveló que aspira a construir su propia red de estaciones de carga para EV, en una línea similar a Tesla.

Red de cargadores exclusivos

La empresa detalló ayer que está invirtiendo en estaciones de carga premium de la mano de sus socios y en su “propia infraestructura de carga”. A día de hoy tiene ya un acuerdo con el proveedor EV Ionity junto a otras compañías. Según precisa The Verge, su objetivo es que los puntos de carga se repartan a lo largo de corredores con un elevado nivel de tráfico repartidos por Austria, Alemania y Suiza y realizar las primeras instalaciones ya a finales de este año. Aquellas estaciones que luzcan la marca Porsche, precisa, serán exclusivas para los clientes de la marca y completarán la red de la propia Ionity. La idea es convertirlos en espacios de lujo y expandirse hacia China y EEUU.

El éxito comercial de su primer VE anima a esa apuesta. Como explica el propio Oliver Blume, presidente de la Junta Ejecutiva de Porsche AG: “El Taycan es 100% Porsche e inspira a todo tipo de personas: clientes actuales y nuevos, expertos y medios de comunicación especializados. Estamos intensificando nuestra ofensiva eléctrica con otro modelo: a mediados de la década, queremos ofrecer nuestro deportivo de motor central 718 exclusivamente en forma totalmente eléctrico”.

Casi el 40% de los vehículos que Porsche entregó en Europa a lo largo de 2021 eran ya híbridos enchufables o totalmente eléctricos, porcentaje que espera además aumentar durante los próximos años: “En 2025 se espera que la mitad de las ventas nuevas de Porsche provengan de la venta de vehículos eléctricos; es decir, totalmente eléctricos o híbridos enchufables. En 2030, la proporción de todos los vehículos nuevos con propulsión totalmente eléctrica debería ser superior al 80%”.

Además de las estaciones de carga, la compañía está dirigiendo parte de sus inversiones a “tecnologías centrales”, como los sistemas de baterías y la producción de módulos en el recién fundado Cellforce Group. En 2020, en cualquier caso, Porsche garantizó que la firma “siempre ofrecerá motores de combustión” y citó, en concreto, el deportivo 911, que el año pasado logró también un dato récord de ventas, con 38.600 unidades, aproximadamente el 13% del total registrado por la firma. Los modelos más venidos son Macan (88.362) y Cayenne (83.071).

Hace solo unos meses, a finales de 2021, Porsche confirmó, en cualquier caso, que trabaja en un modelo híbrido del 911. El objetivo: que unos años haya una versión parcialmente eléctrica.


La noticia

Porsche ha logrado un éxito inesperado con su primer coche eléctrico y va a por más. Así planea convertirlo en el eje de su negocio

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Carlos Prego

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.