La plataforma de videojuegos GOG ha decidido recientemente ofrecer a sus empleadas un día libre adicional al trimestre si tienen dolores menstruales que dificulten su trabajo. Esta jornada extra se puede tomar íntegra o repartirse por horas a lo largo de varios días. Los impulsores de esta política en la compañía polaca señalan que la flexibilidad laboral y la inclusión de las mujeres en el mercado laboral también es aceptar que existen diferencias biológicas entre los trabajadores, por lo que hay que prever mecanismos que las protejan de situaciones que sólo las afectan a ellas, según recoge Axios.

Una medida que va a más. GOG ha sido la última en sumarse a esta política, pero la medida tiene un largo recorrido en algunos países asiáticos como Japón o Corea del Sur, y en España el Ayuntamiento de Girona aprobó en junio de 2021 que todas sus trabajadoras gozasen desde entonces de un permiso por indisposición a causa del periodo.

En el caso del consistorio catalán, las trabajadoras pueden ausentarse hasta ocho horas al mes repartidas en varios días, aunque las empleadas deberán recuperarlas en un plazo máximo de tres meses. La licencia de GOG, en cambio, es pagada y sin necesidad de recuperar las horas.

Girona, pionera. Con su iniciativa, el Ayuntamiento de Girona se convirtió en el primero de España en ofrecer este permiso menstrual, aunque poco después cundió el ejemplo y se sumaron otras localidades como Castellón de la Plana o Ripoll.

Ningún país de la Unión Europea contempla en su legislación laboral este tipo de permisos. Italia llevó la propuesta a su parlamento en 2017, pero la iniciativa no salió adelante. De esta manera, los ayuntamientos españoles anteriormente mencionados no sólo son pioneros en España, también en Europa.

Asia va por delante. En Asia, sin embargo, este permiso está mucho más extendido y en algunos casos, como el de Japón, está recogido por la ley desde hace más de medio siglo. En el país del sol naciente las mujeres tienen derecho a permisos menstruales desde 1947, en Corea del Sur desde 2001 y en Taiwan desde 2014, según la CNN.

En China, por su parte, no existe una legislación nacional al respecto, pero ya ha sido estipulada por los gobiernos regionales de las provincias de Shabxi, Hubei y Liaoning, y es previsible que se extienda a otras próximamente.

Empresas. En cuanto a las empresas, una de las pioneras de esta medida en Occidente fue la británica Coexit, que en 2016 ya implantó esta política a la que ahora se suma GOG. Otras compañías que también lo ofrecen son la australiana Modibodi, la canadiense Diva Cup o la india Zomato. En España no nos consta que ninguna organización privada lo ofrezca.

Una medida controvertida. A pesar de que se trata de una medida dirigida a proteger a las mujeres y adaptar sus condiciones de trabajo a sus características biológicas, la política no siempre ha sido vista con buenos ojos por parte de las trabajadoras. En Japón, por ejemplo, aunque es un derecho, las empleadas tratan de no acogerse a él en la medida de lo posible, pues consideran que puede restarles competitividad respecto a sus compañeros varones y perjudicar su carrera profesional.

En otros casos, como cuando Coexit anunció la implantación de esta política, hubo quienes dijeron que se trataba de una medida contraproducente para las mujeres, porque iba contra la lucha por la igualdad y las hacía quedar como débiles frente a sus compañeros varones, según la revista Time. En este caso también se planteó la cuestión de si el trabajo sigue siendo un lugar fundamentalmente pensado para hombres y, por tanto, si es necesario que se tomen medidas de este tipo para adaptarlo a las trabajadoras.

El dolor. Según la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), el 75% de las mujeres ha tenido en alguna ocasión un periodo menstrual tan doloroso que no le ha permitido seguir con sus actividades, y un 20% de ellas ha padecido dolor incapacitante derivado de la endometrosis.

Otro estudio, en este caso de los Países Bajos y publicado en el British Medical Journal, encontró que el 14% de las mujeres habían tenido que ausentarse de su trabajo o estudio durante su menstruación. Otras señalaron que habían seguido trabajando a pesar del dolor, lo que, inevitablemente, llevó a un descenso de su rendimiento. En este último caso, los investigadores estimaron que continuar desarrollando sus labores mientras padecían molestias derivadas de la regla habría supuesto una pérdida de 8,9 días de productividad por empleada al año.


La noticia

Si te duele la regla, un día libre: cada vez más empresas incluyen la menstruación en la flexibilidad laboral

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Pablo Rodríguez

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.