A mucha gente no le importará, pero para otros muchos hay algo particularmente trágico en Windows: que no muestra los segundos en la barra de tareas. Creednos: hay muchas quejas al respecto.

Esa decisión viene de lejos. De muy lejos. Tenía que ver con los 4 “megas” de memoria RAM que eran el requisito mínimo para instalar Windows 95. Ahora nuestros equipos presumen a menudo de 8 o 16 gigas de RAM, pero en Windows 10 solo un hack da acceso a la función, que ni siquiera está disponible en Windows 11 de forma nativa. ¿Por qué? Un ingeniero de Microsoft trata de explicarlo… y no nos convence (demasiado).

Mostrar los segundos afecta al rendimiento (dicen)

Raymond Chen no es un cualquiera. Este ingeniero, al que algunos apodaron ‘el Chuck Norris de Microsoft’ fue uno de los responsable de luchar por la compatibilidad hacia atrás en Windows y sabe muy bien de qué habla cuando se trata de este sistema operativo.

Fue él el que en 2003 explicaba por qué Windows 95 no mostraba los segundos en la barra de tarea. Las versiones preliminares lo hacían e incluso hacían parpadear el símbolo de dos puntos (“:”) como hacen algunos relojes. “Pero tuvimos que eliminarlo”.

¿Por qué? Pues porque esa opción “estaba matando nuestros números de rendimiento”. En máquinas con 4 MB de RAM —el requisito mínimo para Window s95— incluso ahorrar 4K de memoria “tenía un impacto perceptible en los benchmarks”, pero cosas como hacer parpadear los dos puntos provocaban un impacto notable en muchas otras áreas del sistema. Chen terminaba diciendo entonces que “el código más rápido es aquel que no se ejecuta”.

Casi 20 años después este ingeniero retomaba la cuestión, y no lo hacía a la ligera. Hace mucho que dejamos de hablar en términos de “megas” de RAM en nuestros equipos, y ahora contamos con 4, 8, 16 o incluso más gigabytes de RAM, lo que debería hacer que aquello ya no fuese un problema, ¿no?

No.

Chen explicaba cómo en servidores Terminal Server el problema está en que cada usuario tiene su propio reloj que necesita actualizarse cada segundo, así que cada segundo habría que “redibujar” el reloj para mostrar ese cambio porque “el sistema está invirtiendo la CPU en actualizar los relojes”.

Esa es la misma razón por la que en esos sistemas se deshabilita el parpadeo del cursor (‘caret’) al escribir un texto. Eso, afirma “se traduce en un montón de ciclos de CPU malgastados”.

Ahora bien, ¿qué pasa con sistemas convencionales de usuarios finales? ¿Por qué un usuario normal no puede tener los segundos en la barra de tareas? La opción estaba (y está) disponible en Windows 10 a través de un pequeño cambio que podemos realizar con el editor de registro, pero en Microsoft deshabilitaron esa alternativa en Windows 11: no hay forma directa de mostrar los segundos en el reloj en la barra de tareas.

Para Chen la respuesta sigue siendo la misma: el rendimiento. Como explicaba en su blog, ‘The Old New Thing’, que forma parte de la red de blogs de desarrollo de Microsoft, mostrar el reloj seguía siendo contraproducente:


“Cualquier actividad periódica con un ritmo superior a un minuto incurre en el escrutinio del equipo de rendimiento de Windows, porque la actividad periódica impide que la CPU entre en un estado de bajo consumo.

La actualización de los segundos en el reloj de la barra de tareas no es esencial para la interfaz de usuario, a diferencia de lo que ocurre cuando se le indica al usuario dónde va a escribir, o cuando se asegura de que un vídeo se reproduce sin problemas.

Y la recomendación es que los temporizadores periódicos no esenciales tengan un periodo mínimo de un minuto, y que habiliten la coalescencia del temporizador para minimizar los despertares del sistema”.

El razonamiento seguramente sea coherente con la arquitectura de los sistemas operativos Windows, pero lo cierto es que es sorprendente, sobre todo cuando otros sistemas operativos ofrecen la opción de mostrar los segundos sin que el rendimiento parezca verse afectado.

Las preferencias de macOS permiten activar la visualización de los segundos en la barra de tareas.

MacOS lo hace —la opción es accesible desde las Preferencias— y también lo hacen los sistemas Linux: en GNOME podemos activarlo por ejemplo con un comando desde la terminal, y la opción también se puede activar en escritorios KDE. 

En Windows 11 no es posible ver los segundos en la barra de tareas, aunque sí se muestran si accedemos a los ajustes de fecha y hora, como se puede ver en la imagen de cabecera. 

¿Qué se puede hacer entonces en Windows 11? Pues a falta de que Microsoft vuelva a activar esta opción de forma nativa, una alternativa es instalar un reloj distinto al del sistema. Uno de los que ofrecen esa posibilidad es ElevenClock, cuyo código está en GitHub por si alguien quiere auditarlo.  


La noticia

Windows no muestra los segundos en la barra de tareas: sin la excusa de los 4MB de RAM, no está claro por qué

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Pastor

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.