Con el inicio de la pandemia muchas instituciones educativas generalizaron una práctica que ya se venía realizando en algunas plataformas de formación online: grabar sus clases ante la imposibilidad de impartirlas de forma presencial y las dificultades de darlas por videollamada. A muchos alumnos les gustó esta solución, ya que les permitía verlas a cualquier hora y revisionarlas si precisaban repasar algunos conceptos. Ahora, además, una investigación revela un beneficio más: ponerlas al doble de velocidad mejora el aprendizaje.

El citado estudio, elaborado por la Universidad de California en Los Ángeles, señala que los estudiantes que visionaron clases grabadas al doble de velocidad aprendieron lo mismo que aquellos que la vieron al ritmo normal del vídeo, por lo que obtuvieron el mismo resultado en la mitad de tiempo.

Para realizar este estudio, sus autores seleccionaron a 231 estudiantes para que viesen dos vídeos de YouTube, uno relacionado con los bienes raíces y otro con el Imperio Romano, y los dividieron en cuatro grupos según la velocidad de visionado: normal, 1.5x, 2x y 2.5x. Las instrucciones que se les dieron eran sencillas, verlos a pantalla completa, sin pausarlos hasta el final y sin tomar notas.

Una vez vistos, se les hizo un test a todos ellos y los resultados mostraron que los alumnos que habían visionado el vídeo a velocidades de 1.5x y 2x habían adquirido conocimientos muy similares a aquellos que lo habían visualizado a un ritmo normal. Sólo los que lo hicieron a 2.5x tuvieron problemas y aprendieron menos.

De esta forma, los investigadores concluyen que la velocidad de visionado sólo perjudica al aprendizaje cuando dificulta la comprensión de lo que dice el profesor, pero mientras el mensaje de éste sea inteligible, el alumno puede aprender lo mismo en menos tiempo.

Los autores del estudio también realizaron varias pruebas para comprobar los momentos en que mejor funcionaba el visionado acelerado de los vídeos, y cómo su repetición mejoraba el aprendizaje. Concluyeron que cuantas más veces se viese la clase grabada, más se aprendía, algo bastante obvio, pero también que si el estudiante la veía una primera vez a una velocidad de 2x, luego estudiaba sus apuntes y volvía a visionarla justo antes del examen, rendía mejor en la prueba.

Por otra parte, los investigadores comprobaron si ver los vídeos varias veces a diferentes velocidades mejoraba el aprendizaje, por si visionarlos primero a un ritmo normal y luego al doble de velocidad, o viceversa, tenía algún beneficio en el rendimiento educativo. Los resultados de esta prueba indicaron que no había ninguna diferencia.

A pesar de todos estos resultados, los autores del estudio advierten de que sus conclusiones son válidas para temarios relativamente sencillos, ya que hicieron la prueba basándose en dos vídeos educativos sobre conocimientos económicos e históricos básicos. Por lo tanto, explican, habría que hacer nuevas investigaciones para averiguar si aumentar la velocidad del visionado de vídeos con temas más complejos es igual de eficaz para mejorar el rendimiento del estudiante.


La noticia

El beneficio oculto de las clases grabadas: verlas al doble de velocidad mejora el aprendizaje, según un estudio

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Pablo Rodríguez

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.