Con el inicio del año llegan las nuevas restricciones. Siguiendo lo designado por la Ley del Cambio Climático, las principales ciudades españolas están acotando el uso del vehículo de combustión y creando las denominadas Zonas de Bajas Emisiones (ZBE). Aquí os explicamos cuáles habrá a partir de 2022, qué coches se verán afectados y qué restricciones a la movilidad habrá que tener en cuenta.

Por el momento Barcelona y Madrid son las únicas que han establecido amplias zonas donde los coches de combustión más antiguos no pueden circular en determinados horarios. En el caso de ciudades como Sevilla, Valencia o Valladolid también cuentan con sus propias ZBE, aunque estas únicamente se activan los días de más contaminación. Poco a poco será cada vez más habitual encontrarse estas restricciones, que a continuación os explicamos.


Entra en vigor la Madrid ZBE

A partir del 1 de enero de 2022, Madrid activará su nueva Zona de Bajas Emisiones (ZBE). La capital cuenta ya con dos zonas de especial protección: Distrito Centro y Plaza Elíptica, que entraron en vigor el pasado 22 de septiembre y 22 de diciembre, respectivamente. Estas zonas convivirán con la nueva ZBE, que establece unas determinadas restricciones enfocadas principalmente para quienes vienen de fuera.

Los vehículos afectados son los turismos con clasificación ambiental A que no estén domiciliados en la ciudad de Madrid. Y las limitaciones, según concreta el Ayuntamiento de Madrid, son las siguientes:


Desde el 1 de enero de 2022, queda prohibido su acceso y circulación por las vías públicas urbanas del interior de la M-30, excluyendo la propia M-30.
Desde el 1 de enero de 2023, queda prohibido su acceso y circulación por la M-30.
Desde el 1 de enero de 2024, queda prohibido su acceso y circulación por todas las vías públicas urbanas del municipio de Madrid.
Desde el 1 de enero de 2025, la prohibición de 2024 se extiende también para los turismos A domiciliados en Madrid.

La implementación de la nueva Madrid ZBE establece un periodo de gracia de dos meses, en fase de aviso. A partir del 1 de marzo de 2022 se empezarán a enviar las primeras multas a quienes sean captados por el sistema automático de control foto-rojo.

Barcelona no activará el veto a los coches con etiqueta B

El Plan Metropolitano de Movilidad Urbana 2019-2024 de Barcelona recogía una ampliación de la restricción de la Zona de Bajas Emisiones a los coches con distintivo B. Pero por el momento, en 2022 no entrará en vigor esta ampliación, según confirmó la propia Área Metropolitana de Barcelona (AMB).

Los coches con etiqueta B de la DGT son los de gasolina Euro 3 y los diésel Euro 4 y Euro 5. La idea inicial es que a partir de 2022 estos coches iban a quedar restringidos en los casos de no residentes, pero finalmente la ZBE no se modificará para abarcar los coches con etiqueta B, al menos por el momento. Con esta decisión, únicamente la zona ZBE distrito centro Madrid (lo que antes era Madrid Central) es la que prohíbe la circulación de coches con distintivo B.

Barcelona no ampliará las restricciones a los coches con etiqueta B como estaba previsto en su plan de movilidad.

La ZBE Rondas de Barcelona incluye la propia ciudad condal, L’Hospitalet de Llobregat, Sant Adrià de Besòs, y parte de Esplugues de Llobregat y Cornellà de Llobregat), donde no pueden circular los coches con etiqueta A en días laborales, de 7:00 h a 20:00 h. A partir de 2022, a esta zona se sumarán Badalona y Santa Coloma de Gramanet.

A partir de 2022 también iban a aplicarse las restricciones a los autobuses y autocares destinados al transporte colectivo sin etiqueta (anteriores a la norma Euro 4 y normalmente matriculados antes de 2006 0 2007), pero finalmente tampoco se aplicará esta limitación, al menos hasta el 30 de junio de 2022 que es cuando se fija la moratoria.

Bilbao, Valencia o Sevilla ya están preparadas

La responsabilidad de crear estas ZBE pertenece a los distintos Ayuntamientos. Ciudades como Sevilla, Valencia, Bilbao, Logroño o Valladolid ya tienen un plan propuesto para limitar la circulación de los coches antiguos sin etiqueta medioambiental de la DGT. Sin embargo, o bien son temporales o solo se activan en episodios de alta contaminación. Eso cambiará, aunque no a principios de año.

En el caso de Valencia, está previsto un proyecto piloto en el centro histórico y cuenta ya con una partida presupuestaria que saldrá de los 60 millones de euros que la ciudad recibirá de los fondos Next Generation europeos.

Bilbao ya tiene definido su coto a los coches de gasolina y diésel antiguos, pero no será hasta 2023 cuando entre en funcionamiento su Zona de Bajas Emisiones. Por el momento se reservará a la zona centro, pero la intención es que tanto el Casco Viejo como la zona de Zorrotzaurre se conviertan en zonas exclusivas para el tráfico electrificado.

La zona de Sevilla está bautizada como LEZ Sevilla y está asociada a picos de contaminación. En esa zona se discrimina a los vehículos sin etiqueta. En Valladolid se plantea una ZBE que coincida con la “almendra central”.

A partir de 2023, todas las ciudades de más de 50.000 habitantes tendrán que tener una ZBE

Con la aprobación de la Ley de Cambio Climático, a partir de 2023 todas las ciudades españolas de más de 50.000 habitantes deberán tener una Zona de Bajas Emisiones. Aquí están incluidas grandes capitales como Santander, Granada, Logroño o Zaragoza, pero también municipios como Linares, Huesca, Zamora, Cerdanyola del Vallès o Boadilla del Monte que superan por poco el límite marcado.

Únicamente Barcelona y Madrid cumplen a principios de 2022 con los requisitos que exige la ley. El resto dispone de apenas 15 meses para implementar estas restricciones. “Estas zonas mejorarán la calidad del aire de más de 30 millones de personas. Y además reducirán la congestión y la siniestralidad en el tráfico urbano”, explica Susana Gómez, subdirectora adjunta de Vehículos de la DGT.

Si bien, según un informe de la Asociación de Empresas de Fabricantes y Distribuidores (AECOC), el 77% de las ciudades de más de 50.000 habitantes ya tiene alguna restricción de movilidad en sus núcleos urbanos. Unas medidas iniciales que durante los próximos meses deberán acabar convirtiéndose en una ZBE.

Ante la llegada de estas ZBE, la DGT ha propuesto una multa unificada de 200 euros por saltarse las limitaciones. Un criterio único que contribuiría a armonizar la llegada de estas nuevas Zonas de Bajas Emisiones.

En Xataka | La DGT paraliza el cambio en las etiquetas medioambientales: las categorías CERO y ECO seguirán sin arreglarse


La noticia

Estas son las nuevas restricciones para el coche y Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) que preparan las ciudades a partir de 2022

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Enrique Pérez

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.