Google se ha puesto seria con la vacunación contra la Covid-19. Ha comunicado a sus empleados que aquellos que aún no estén inmunizados serán obligados a tomarse una licencia, que podrá durar hasta siete meses, y que si en ese tiempo no se administran la dosis que les corresponde, serán finalmente despedidos, según un comunicado interno al que ha tenido acceso la cadena televisiva estadounidense CNBC. Es la primera gran tecnológica que toma una medida tan extrema relacionada con el coronavirus.

El comunicado señala que los empleados de Google tenían hasta el pasado 3 de diciembre para declarar su estado de vacunación a la empresa y enviarle la documentación que lo acreditase, o presentar algún tipo de impedimento médico o religioso válido que justificase que no se hubiesen administrado su dosis. Si la compañía considera estos motivos adecuados, eximirá a estos trabajadores de la obligatoriedad de estar vacunados.

Sin embargo, para aquellos que no hayan informado sobre su estado de vacunación o Google no haya aprobado una exención, la empresa ha sido contundente: a partir del 18 de enero recibirán una licencia administrativa pagada durante 30 días. Si en ese tiempo no reciben su dosis, la compañía les obligará a tomarse otra licencia por un máximo de seis meses, en esta ocasión no remunerada. Si después de todo ese tiempo el empleado aún no se ha vacunado, será despedido.

Google ya ha tenido algunos problemas con sus empleados en lo referente a la vacunación. En julio Sundar Pichai, CEO de la empresa, anunció que pedirían a los trabajadores estar vacunados para cuando regresasen a las oficinas, una vuelta pensada en aquel momento para el próximo enero que, finalmente, se ha retrasado de nuevo. Tras aquello, un grupo de empleados redactó, firmó y distribuyó un manifiesto para oponerse a esa decisión.

Antes de tomar esta tomar esta última medida, y atendiendo al manifiesto de ese grupo trabajadores, Google aún se mostró algo flexible y señaló que los empleados que no quisiesen vacunarse podían explorar nuevos roles dentro de la empresa que no entrasen en conflicto con la orden, presumiblemente en remoto por completo. También incluyó la exención por motivos médicos o religiosos anteriormente mencionada.

Imposible en España

No se sabe si la orden de Google está dirigida exclusivamente a sus empleados de Estados Unidos o a los de todo el mundo, pero lo cierto es que si pretenden aplicarla en España van a chocar de frente con la legislación española, como ya contamos en Xataka.

En nuestro país, como la vacunación no es obligatoria, los empresarios no pueden siquiera pedir el certificado Covid a sus empleados, porque esto podría generar una situación de discriminación con una implicación muy seria: acabar con su medio de vida.

Por ello, las leyes laborales de nuestro país impedirán que los estadounidenses, y cualquier otra empresa que lo intentase, obliguen a sus empleados en España a vacunarse o a mostrarles siquiera la documentación sobre su vacunación.


La noticia

Google despedirá a los empleados que no se vacunen: es la primera gran tecnológica que toma una medida tan extrema contra la Covid-19

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Pablo Rodríguez

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.