Ahora que estamos terminando el año sabemos que la estación espacial china vivió dos eventos inesperados este 2021. Según una denuncia presentada por el país asiático ante Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos (COPUOS) de la ONU, la Tiangong se vio obligada a implementar un “control preventivo para evitar colisiones” con satélites de Starlink.

Pekín explica en un documento dirigido al Secretario General de la ONU que la estación espacial china tuvo que realizar maniobras evasivas luego de “dos encuentros cercanos” con satélites operados por la compañía estadounidense Starlink. Los mismos ocurrieron el 1 de julio y 21 de octubre respectivamente, cuando la Tiangong “viajaba de manera estable” en la órbita terrestre baja.

Peligro para los taikonautas

El país asiático ha dicho, además, que los mencionados encuentros cercanos con los satélites Starlink “constituían peligros para la vida o la salud de los astronautas a bordo de la estación espacial china“. Asimismo ha solicitado el cumplimiento del Tratado sobre el espacio ultraterrestre para una exploración segura y responsable para todas los miembros del mismo.

De momento, según recoge CNBC, los episodios descritos en la denuncia de China ante la ONU no han sido verificados de forma independiente. SpaceX, por su parte, no ha hecho comentarios al respecto. No obstante, las quejas en contra de la compañía aeroespacial fundada por Elon Musk han crecido en la red social Weibo.

Lo cierto es que esta no es la primera vez que el proyecto Starlink se enfrenta a quejas. En el pasado protestaron los astrónomos (y lo siguen haciendo) por perturbar las observaciones espaciales, luego fue el turno de la Agencia Espacial Europea, que se vio obligada a maniobrar su satélite de observación Aeolus ante un posible riesgo de colusión con uno de Starlink.

SpaceX confía los en sistemas de maniobra automática de Starlink para evitar cualquier tipo de colusiones, ya sea con otras naves espaciales o con desechos orbitales. Según la compañía, este sistema automatizado “supera el estándar de la industria” y reduce el error humano, proporcionando una “confiabilidad excepcional”.

A pesar de la confianza de SpaceX en sus sistemas, la preocupación por posibles colisiones son un hecho, aunque afortunadamente no se ha registrado ninguna hasta el momento. Eso sí, la constelación seguirá creciendo, y con ello posiblemente el riesgo. Actualmente hay más de 1700 satélites activos en órbita y la compañía planea elevar ese número hasta 42.000 satélites. 

Imagen | Starlink


La noticia

Los satélites de Starlink y Elon Musk siguen haciendo “enemigos”: ahora la pelea es contra China

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Marquez

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.