Una (otra) nueva oleada de contagios de COVID-19 ha provocado el cierre temporal de operaciones de las fábricas de Samsung en Xi’an, capital de la provincia china de Shaanxi. Esas factorías son responsables del 15,3% de la producción global de chips NAND, lo que podría provocar efectos colaterales importantes.

De hecho los analistas apuntan a que los productos basados en chips 3D NAND podrían subir de precio. Los expertos apuntan no solo a potenciales incrementos de precio en unidades SSD o memorias DRAM, sino también en posibles retrasos en las cadenas de suministro que afectan a otros sectores.

Los precios podrían subir, pero el problema de momento no parece alarmante

La región de Xi’an (Siam), famosa porque allí se encontraron los célebres guerreros de terracota, es ahora sede de dos factorías con 3.300 empleados que son responsables del 42,5% de la producción total de chips 3D NAND por parte de Samsung. A nivel global esa producción representa el 15,3% del total mundial.

Eso deja claro que el cierre temporal de estas factorías puede tener un impacto notable en muchos ámbitos. En TrendForce indican que aunque Samsung ya tiene cubiertas sus necesidades hasta mediados de enero de 2022, este cierre podría afectar su operativa a corto plazo.

Los problemas podrían causar además un efecto dominó que provocaría que sus chips retrasaran a su vez la producción de productos basados en ellos, aunque las factorías parecen tener “inventario suficiente para continuar la producción en los próximos meses”.

Los analistas de TrendForce, consultora especializada en este segmento, indican que de momento no ha habido subidas de precio en el mercado de los chips Flash NAND porque los tradicionales compradores tienen aún inventario suficiente.

Eso podría evitar subidas de precio, pero estos analistas “no descartan la posibilidad de una subida de precio a corto plazo debido al esperado impacto psicológico que activa este confinamiento”. El breve comunicado oficial de Samsung confirma el cierre temporal de las fábricas, aunque no se dan más datos sobre la situación.

Estos expertos mantienen aún así su previsión de que el precio medio en el primer trimestre de 2022 baje entre un 10 y un 15%, pero advierten que el efecto dominó podría acabar contagiando a fabricantes. Eso provocaría sobredemanda para evitar riesgos y, a su vez, retrasos y subidas de precios para otros fabricantes. Esperemos que todo quede en un susto.

Vía | TrendForce


La noticia

Los SSD apuntan a subidas de precio: dos enormes factorías de chips 3D NAND de Samsung paran máquinas por la (dichosa) COVID-19

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Pastor

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.