Internet está ya tan integrado en nuestro día a día que un mundo sin él se nos antoja raro, anacrónico, con el barniz sepia de los recuerdos. Sin embargo, más allá de nuestras burbujas con fibra óptica y redes 5G existen miles de millones de vidas desconectadas. Ahora, en el mismo instante en que lees estas líneas en tu móvil o en la pantalla de tu ordenador. De hecho, 2.900 millones de personas en todo el mundo, aproximadamente el 37% de la población del planeta, jamás se ha conectado a la red, según el último informe de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT, por sus siglas en francés) al respecto, organismo especializado de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en tecnologías de la información y la comunicación.

Además, de los 4.900 habitantes del planeta que sí nos hemos conectado en alguna ocasión a internet, la UIT subraya que cientos de millones acceden con una frecuencia muy baja, a través de dispositivos compartidos o a velocidades que limitan notablemente la utilidad de estas conexiones. “Aunque casi dos tercios de la población mundial gozan ya de conexión, aún queda mucho por hacer para que todo el mundo pueda conectarse a internet”, ha dicho al respecto el secretario general de la UIT, Houlin Zhao.

La Unión Internacional de Telecomunicaciones también destaca que, del total de 2.900 millones de personas que no ha accedido nunca a internet, el 96% vive en países en vías de desarrollo o menos adelantados -anteriormente conocidos como subdesarrollados.

A pesar de estas cifras, la UIT subraya que la pandemia de coronavirus ha supuesto un gran impulso para la conectividad de la población mundial, pues desde 2019 un total de 782 millones de personas más han tenido acceso a internet, lo que supone un aumento del 17% en apenas dos años.

En este sentido, los que más mejoraron fueron los países menos adelantados, en los que el número de personas que accedieron a internet en los dos últimos años se incrementó en un 20%. Y le siguieron los países en vías de desarrollo, con un crecimiento del 13%.

Múltiples brechas

Estos datos llevan a los autores del informe a varias conclusiones, todas ellas relacionadas con las desigualdades que genera la falta de acceso para una amplia población del planeta, provocando brechas de género, generacionales y entre las zonas rurales y las urbanas.

En cuanto a las diferencias por sexos, prácticamente ha desaparecido en los países desarrollados, pero sigue siendo pronunciada en muchas zonas de África -35% de los hombres acceden a internet frente al 24% de las mujeres- y en los estados árabes -68% de los hombres frente al 56% de las mujeres.

En lo que se refiere a la diferencia entre campo y ciudad, a nivel mundial los habitantes de zonas urbanas tienen el doble de probabilidades de utilizar internet que los de las zonas rurales. No obstante, en los países desarrollados esa brecha es muy reducida -89% de la población urbana ha usado internet en los últimos tres meses, frente al 85% de la rural-, mientras que en los estados menos adelantados es abismal: 47% la urbana, 13% la rural.

La brecha generacional es la que se reparte de forma más equitativa por todas las regiones del mundo. De media, el 71% de la población del planeta entre 15 y 24 años tiene acceso a internet, mientras que los demás grupos de edad, en conjunto, sólo alcanzan el 57%. A pesar de que aquí las diferencias por grado de desarrollo de los países son menores, también son los estados menos adelantados los que mayor diferencia acusan: el 24% de los jóvenes se conecta a la red, por el 22% del resto de la población.


La noticia

Un tercio de la población mundial no puede leer esto: la ONU revela que 2.900 millones de personas nunca han accedido internet

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Pablo Rodríguez

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.